HISTÓRICO
LA LEY DE LOS FUNCIONARIOS
  • LA LEY DE LOS FUNCIONARIOS |
    LA LEY DE LOS FUNCIONARIOS |
Por RAÚL E. TAMAYO GAVIRIA | Publicado el 01 de marzo de 2013

Un señor muy rico y de mucha edad, estaba moribundo en su lecho. Sus hijos no alcanzaron a preguntarle si había hecho testamento. El anciano murió sin volver a hablar y sus hijos para asegurarse de que su padre no hubiera testado a favor de alguna institución religiosa o de caridad, mermándoles la herencia, resolvieron hacer un testamento en el cual se repartían todos sus bienes. Cuando lo tuvieron listo, llamaron a un notario para legalizar el documento según la ley.

Para esto recostaron al difunto en su lecho de muerte y de alguna manera le amarraron de la cabeza una cuerda de nailon que no se viera, para hacerle inclinar la cabeza a su amaño. Cuando llegó el notario, le advirtieron que el testador no podía hablar, pero que leyendo el testamento, podría confirmar con la cabeza, si estaba de acuerdo con lo leído.

"Dejo a mi hijo mayor, la finca de Frontino", leía el notario en el testamento y el muerto movía la cabeza asintiendo. "A mi hija fulana, le dejo la casa del pueblo y los carros de la flota". Y la cabeza hacía la venia.

Pero el notario malició algo raro y les dijo muy serio:

-Vamos a poner una de las propiedades a mi nombre, o este testamento se vuelve humo.

Las leyes son sagradas y hay que cumplirlas por todos los ciudadanos, pero las autoridades deben dar ejemplo en el cumplimiento de la ley. Es muy grave que un juez de la República tenga que sancionar con cárcel a un secretario de Educación por no cumplir una orden judicial de trasladar a un maestro amenazado de muerte. Pues les cuento que el Juez penal 23 del Circuito de Medellín, sancionó con cinco días de arresto al secretario Departamental de Educación, Felipe Gil Barrera, y a una multa de cinco salarios mínimos mensuales, tres millones de pesos aproximadamente, por desobedecer la orden del juez. Y esto se da en "Antioquia la más educada".

El juez Luis Gonzaga Vélez, le agrega a su fallo condenatorio: "como si los derechos fundamentales fueran solo catálogos ofrecidos a su discrecionalidad". ¿Qué tal que este profesor hubiera sido asesinado por no haber sido trasladado?

La Contraloría Municipal de Medellín acaba de encontrar un presunto detrimento patrimonial en la Secretaría de Educación Municipal por dos mil trescientos ochenta y tres millones de pesos ($2.383.000).

Esa Secretaría estaba dirigida por el mismo Felipe Gil Barrera, que ahora se desempeña en la Secretaría Departamental, es decir, el mismo sancionado por el Juez Luis Gonzaga.

Este funcionario y su compañero Alonso Barrera vienen de la alcaldía de Alonso, el inhabilitado y siguió con Fajardo el embluyinado gobernador, que nos predica "Antioquia la más educada".

El presunto detrimento que encontró el contralor Juan Carlos Peláez Serna en la Secretaría se debe a que se pagaban los contratos de aseo, aportes en seguridad y transporte, cuando los establecimientos educativos del municipio y su personal estaban en vacaciones. ¡Cuánta razón tiene Rubén Darío Barrientos en su análisis "Sergio Fajardo en negativo", ayer en El Mundo…

ÑAPA. Recibí una extensa y completa información del doctor Mauricio Valencia, secretario de Infraestructura sobre las inversiones que se harán próximamente en las vías de Antioquia, tanto las departamentales por Infraestructura, como en las nacionales que se harán por Invías. Muchas gracias.