HISTÓRICO
La niña Alisson Lizeth no pudo sobrevivir a una bala perdida
  • La niña Alisson Lizeth no pudo sobrevivir a una bala perdida | Aun invadido de dolor, José Vicente intenta consolar a su esposa. FOTO MANUELA PALACIO HERNÁNDEZ
    La niña Alisson Lizeth no pudo sobrevivir a una bala perdida | Aun invadido de dolor, José Vicente intenta consolar a su esposa. FOTO MANUELA PALACIO HERNÁNDEZ
POR GUSTAVO OSPINA ZAPATA | Publicado el 02 de enero de 2013

Sólo siete días disfrutó la niña Alisson Lizeth Britel Sánchez, de 11 años, su traído de Navidad, pues en la noche de Año Viejo una bala perdida se alojó en su cabeza y segó su vida, ante el dolor e impotencia de sus familiares.

El traído fue un celular de Hello Kity que le dieron sus papás, José Vicente Britel y Verónica Sánchez, como premio por ser tan buena estudiante y tan especial con ellos.

"Ella era hermosa con ellos, le lavaba hasta los pies a su papá cuando llegaba cansado del trabajo", relató entre sollozos Cruz Elena Guerra, su abuela materna.

Luego de que Medicina Legal entregara el cadáver y de que la Fiscalía autorizara su cremación, los padres de Alisson se hundieron en su llanto y en su inmenso dolor, imposibles de interrumpir con preguntas.

En las instalaciones forenses, ambos se abrazaron con fuerza. Verónica desfalleció, pues el dolor venció sus fuerzas, y sólo el abrazo de su esposo y sus palabras la trajeron de nuevo a la cruel realidad.

"Es que nosotros tenemos una voluntad, pero mi Dios tiene otra", expresó José Vicente, agotado de rogarle al Creador, el día anterior, que su hija se salvara de morir.

Pero no fue así. La bala fue mortal y llegó en el momento cuando más feliz estaba la familia, congregada alrededor de la abuela Cruz Elena, en un tercer piso en la calle 82 con carrera 42, barrio La Salle, en Manrique.

José Vicente pide que su tragedia sea ejemplo para parar la barbarie.

Los hechos
Según relataron los familiares, todos compartían en la casa de una tía de Alisson la despedida del año. Cuando empezó la tradicional quema exagerada de pólvora antes de las 12:00 p.m., la niña se paró en el balcón a mirar, "decía que qué lindo se veía todo", comentó Luis Fernando Guerra, uno de sus tíos.

En ese instante, a la niña la abrazaba su tía, pero de repente se desplomó, la tía sintió sus manos calientes, las miró y las vio ensangrentadas.

"Creímos que había sido un volador, pólvora", añadió su tío, y de inmediato la llevaron al hospital San Vicente Fundación, que les confirmó que Alisson había sido impactada por una bala.

Allí intentaron salvarle la vida, pero cayendo la tarde del martes se confirmó que tenía muerte cerebral, y hacia las 9:00 de la noche, a los familiares, se les anunció su muerte.

"La niña recibió un disparo en la frente, el proyectil se alojó en el lóbulo occipital derecho del cerebro", precisó Kevin Fabián Mejía Muñoz, director regional de Medicina Legal.

La Dirección Nacional de Fiscalías reportó que a la fecha cursan 59 procesos en el país por hechos relacionados con balas perdidas en los dos últimos años. Esos casos están referenciados así: en indagación, 32; en investigación, 3; en etapa de juicio, 7; querellable, 15; y terminación anticipada, 2.

Ayer en la tarde, la niña fue velada por sus familiares y sus cenizas serán llevadas a Bogotá, donde nació y donde vivía.

"La niña estaba viva y se la arrebataron de los brazos a mi hija", comentó la abuela Cruz Elena. El llanto frenó el resto de sus palabras.