HISTÓRICO
La nueva cúpula de una “oficina” en declive
Por NELSON MATTA COLORADO | Publicado el 15 de febrero de 2013
"Control, de eso siempre se ha tratado ‘la Oficina’, control de los combos, las comunas, las extorsiones, del crimen en general, así era desde los tiempos de ‘Berna’, pero hoy la cosa está cambiando".

Lo dice un oficial de la Dirección Antinarcóticos, saboreando la reciente captura (10/2/13) de Édinson Rodolfo Rojas, alias "Pichi", uno de los presuntos líderes de la organización más peligrosa del Valle de Aburrá.

El Juzgado 1° Penal Ambulante de Antioquia le dictó medida de aseguramiento en prisión, el pasado martes, después de que él negara el cargo de concierto para delinquir. En la audiencia, la fiscal 24 de la Unidad contra Bandas Emergentes dijo que el procesado podría ser "el gerente, su función era ser jefe sicarial de ‘la Oficina’, manejar extorsiones y estupefacientes".

"La Oficina" surgió en el 2000, tras la guerra y escisión en "la Terraza", la confederación que agrupaba a los combos del área metropolitana.

En su apogeo, esta mafia articuló la delincuencia común (haladores de carros, jíbaros y ladrones) y el narcotráfico, con redes en América y Europa.

En 2009 el Departamento del Tesoro de E.U. la definió como "un violento grupo con base en Medellín, que involucra tráfico de drogas a gran escala y lavado de activos". Y en su acusación inicial contra el hoy condenado general (r) Mauricio Santoyo (indictment 1:12-Cr- 217), el fiscal Neil MacBride la describió como una "organización que cobra deudas empleando secuestro, extorsión y homicidios, a nombre de narcos".

Su primera cúpula la conformaron "Berna", "Upegui", "Danielito" y "Rogelio", quienes hasta 2006 dominaron el bajo mundo de toda la región.

En la audiencia de "Pichi", la procuradora citó un antiguo estudio, según el cual "‘la Oficina’ la componían no menos de 306 personas, que articulaban cerca de 10 mil jóvenes de las bandas".

Luego vinieron extradiciones, muertes y desapariciones de líderes, y en los últimos 7 años la jerarquía pasó por cuatro generaciones: "Yiyo", "Nito", "Douglas", "Beto", "Valenciano", "Sebastián" y "Frank", entre otros, desfilaron por su trono.

Hoy "la Oficina" asiste a la quinta generación de su cúpula, con un aparente desorden que le resta poder. "Los jefes de ahora están al mismo nivel, no hay nadie que mande sobre los demás", explica el oficial.

Al hampa la dirigen 14 Odín (Organizaciones Delincuenciales Integradas al Narcotráfico), que coordinan a 119 bandas en el Aburrá, según la Policía. No todas son fieles a "la Oficina".

En 2013 la influencia de la organización se redujo por la pérdida de cabecillas, como consecuencia de una guerra entre los combos de "Sebastián" y "Valenciano" (2008 a 2011) y por la aparición de la banda "los Urabeños", que a través del patrocinio a grupos locales ha copado territorios en los corregimientos y comunas 5, 8, 13 y 16.

"La guerra de 2008 fue nefasta para ‘la Oficina’, se mataron entre ellos, los jefes que eran invisibles salieron a flote y se convirtieron en un problema nacional, hasta el Presidente ofreció recompensa por ellos", recuerda un investigador social, que pide reserva de su nombre.

Para el general José León Riaño, director de la Policía, "día tras día la vida útil de los cabecillas se reduce, ya es más o menos cada tres años (que caen)".

La cúpula actual
De acuerdo con información judicial, siete presuntos cabecillas estarían en la cima de la banda. Uno de ellos sería "Pichi", con influencia en las comunas 3 y 4.

En las 32 interceptaciones telefónicas expuestas por la Fiscalía 24 en la audiencia, se constató que su mando sería tan extendido, que lo llamaban a ponerle quejas de robos menores, consumo de vicio al frente de colegios y hasta para recuperar una moto hurtada. "Ya mismo cuadro eso", respondía él.

El otro miembro de la cofradía sería, según el ente acusador, Julián Andrey González Vásquez, alias "Barny", "Bebesaurio" o "Señor Bar". Fue individualizado el 25/4/09, durante la captura de su patrón "Douglas" en un edificio de El Poblado.

En la reseña consta que tiene 34 años y es comerciante oriundo de La Merced, Caldas. Posee orden de captura por concierto para delinquir (el mismo proceso de su amigo "Pichi", según la Dijín) y en las grabaciones de la Fiscalía aparecía presuntamente involucrado en homicidios y tráfico de drogas.

El 25/5/10, en la inspección al carro de "Teletubi", miembro asesinado del clan, las autoridades hallaron un mapa de la ciudad, dividido por zonas y marcado con el nombre del respectivo jefe. A "Barny" le correspondían también las comunas 3 y 4.

Otros supuestos jefes de "la Oficina" quedaron expuestos en el proceso contra el cabecilla Franklin Vargas ("Frank"), condenado en octubre a 16 años y 4 meses por tráfico de armas, concierto para delinquir y uso de documento falso.

La sentencia del Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado (N°2012-96860) reproduce el formato de Policía Judicial FPJ-26, en el cual se registró la declaración de un informante, al que la Fiscalía le dio credibilidad: "‘Fredy Colas’ está encargado de los combos de ‘La Roja’, la Placita de Flórez, El Salvador, Buenos Aires, El Vergel, Pablo Escobar, Loreto, ‘los BJ’, Ocho de Marzo, Villa Lilian, La Libertad, La Granja, El Pinal (...). Esos combos le rinden cuentas a ‘Fredy Colas’ de las vacunas a los buses de flota La Milagrosa, flota Villa Nueva, Cootrasit, Cootrasmaya, Copatra, Cotraespinal".

Este sujeto, que al parecer delinque en las comunas 8 y 9, carece de orden de captura y su identidad aún no ha sido revelada, según fuentes policiales, que lo asocian a la "Odín Caicedo".

El cuarto integrante de la cúpula sería Freiner Ramírez García, "Carlos Pesebre", de la "Odín Robledo", con injerencia en las comunas 7, 11, 12 y 13.

El formato FPJ-26 dice de él: "Encargado de los combos de La Torre, La Divisa, Juan XXIII, La Pradera, Zafra, ‘Los Picúas’, ‘La Sexta’, La Loma, Peñitas, Olaya, Villa Flora, La Campiña, La Iguaná, El Pesebre, La Aurora, El Llano (San Cristóbal); vacuna a las empresas de buses Conducciones América, Trasmaya, Cootrabel y Palenque Robledal (...)".

En la Alcaldía de Alonso Salazar (2008-11), su rostro apareció en el afiche de los más buscados, con una recompensa de 50 millones de pesos.

El FPJ-26 también reseña a otro supuesto líder: "En Bello la plata la recibe Carlos Mesa Vallejo, alias ‘Chata’, encargado de los combos de La Meseta, Playa Rica, El Carmelo, ‘los del Mesa’, Salento, Cabañitas, El Tapón, La Maruchenga, vacunan la empresa de buses Hato Viejo (...), maneja laboratorios de droga en la zona rural".

Además de Bello, "Carlos Chata" o "Tom" tendría influencia en el Doce de Octubre.

El pasado martes la Policía Metropolitana incautó 2.3 toneladas de marihuana en Girardota. El general José Mendoza, comandante de esa unidad, señaló que "la droga venía del Cauca para la organización ‘los Chatas’, de ‘Tom’, para ser distribuida en el área metropolitana".

El 18/2/12, en las audiencias de "Frank", la Fiscalía 27 contra Bandas expuso como prueba un correo electrónico, enviado a la Sijín por un supuesto exintegrante del cartel de Medellín y conocedor de los secretos de "la Oficina". Dice así: "‘La Unión’, de Itagüí, maneja la seguridad en cargamentos de cocaína, controla la seguridad en la Plaza Mayorista, entre los que le copian (a ‘Frank’) está ‘don Pepe’".

El sexto integrante de la cúpula sería César Correa López, "don Pepe", con poderío en el Aburrá Sur y la comuna 16, al frente de la "Odín la Unión".

En su prontuario hay una condena a 38 años por el homicidio de un agente del CTI (04/7/97) y una captura por el supuesto cobro de una extorsión de $17.000 millones en El Poblado (11/11/11). Está libre.

El más enigmático de la jefatura es "Mateo", cuyo poder estaría centrado en Envigado, con un perfil más financiero y de narcotráfico. No está individualizado y habría heredado el control de la zona tras la captura de Félix Isaza ("Beto").

Divisiones
Una creciente tensión domina a la cúpula del clan. El oficial de Antinarcóticos, así como fuentes de la Dijín, coinciden en que hay una división de criterios entre "Carlos Pesebre", "Tom" y "Fredy Colas", en oposición a "Pichi" y "Barny". En esa disputa, "Mateo" y "don Pepe" estarían tomando distancia.

La manzana de la discordia parece ser el futuro de la banda tras la captura de jefes de la cuarta generación ("Sebastián", "Frank" y "Beto"), en un escenario marcado por la llegada de "los Urabeños". Unos jefes son proclives a negociar con ellos, otros son partidarios de pelear.

La crisis se agudizó con la masacre de 9 personas en Envigado (31/12/12), en la que murió "Morro", cabecilla de la organización. Unos y otros se endilgan la responsabilidad del hecho, incluso públicamente, a través de emisarios. Pese a esto, el recuerdo de los daños que dejó la guerra entre "Sebastián" y "Valenciano", parece evitar por ahora que se desate otra batalla interna, contó el investigador social.

A juicio del oficial, "solo veo un puñado de jefes de combos reunidos, sin mando definido. Hoy ‘la Oficina’ parece más una especie de mito".