HISTÓRICO
La polémica del trapo rojo
Por CATALINA HERNÁNDEZ OSORIO | Publicado el 10 de abril de 2013
Ahorrarse los 2.500 o 3.000 pesos de un parqueadero formal en Medellín para muchas personas no es negocio. Nuestros lectores denuncian el cobro obligado por parte de los llamados "trapo rojo" que, en ocasiones, llegan a insultar y agredir a los conductores en vías públicas.

Germán Cadavid, habitante de El Velódromo, nos escribió preocupado por la apropiación del espacio público por parte de "celadores" que, de manera informal, coordinan y cobran el parqueo a quienes asisten al estadio.

"En la calle 45F con carrera 76 se apoderaron de la vía y la tienen convertida en parqueadero. Cuando no tienen más espacio, ocupan otras calles", dice.

Ante esta situación, otros lectores manifestaron que, por ahorrar los altos costos de los parqueaderos, se estacionan en calles aledañas a lugares como el parque de El Poblado o el Parque de los Deseos. Allí se han sentido intimidados por quienes cobran tarifas fijas "obligatorias", hasta con recibos de caja.

La Secretaría de Seguridad de Medellín pidió a la comunidad denunciar estas conductas: "Hacemos un llamado a los ciudadanos para que se abstengan de entregar dinero a los ‘trapitos rojos’, porque según los datos conocidos por éste despacho, algunos de los cobradores hacen parte de grupos ilegales que se lucran con las rentas obtenidas, al tiempo que hacen una utilización indebida del espacio público".

Esta dependencia invita a los ciudadanos a denunciar en la línea 123 y 165 antiextorsión, para que estas conductas sean castigadas y no se vuelvan "paisaje" para la ciudad.