HISTÓRICO
LA RABIA DE URIBE
  • LA RABIA DE URIBE |
    LA RABIA DE URIBE |
Por CARLOS ANDRÉS PÉREZ | Publicado el 18 de enero de 2013

Álvaro Uribe Vélez decidió seguir haciendo política después de dejar el poder y aunque los colombianos estábamos habituados a que los expresidentes asumieran otro papel, por la vigencia de este exmandatario, creímos que era una buena decisión.

Sin embargo, muy rápido entendimos que la política que ahora hace Uribe está concebida desde la rabia. Él mismo no se da el espacio que un opinador cualquiera debe darse para entender que lo que diga va a impactar a tantas personas. Actúa en caliente, con la agilidad de sus dedos para trinar insultos, que demostró en televisión cuando en mayo del año pasado interrumpió varias veces una entrevista en un canal de Miami para publicar su rabia.

El problema para él es que ha perdido apoyo (se ve en las encuestas) y para los ciudadanos, es que asistir día a día a una serie de arremetidas que van subiendo el tono, desborda cualquier recuerdo que se tenía de la política en Colombia. Las palabras con rabia fomentan la violencia física después.

Los medios de comunicación están felices, porque cada que se descompone el expresidente sus niveles de audiencia crecen, así como se disparaba el rating de Protagonistas de Nuestra Tele cuando los participantes aumentaban el calibre de sus palabras, sin que en ninguno de los dos escenarios el morbo de los espectadores permitiera bajarle el calor. Al contrario, se han creado hashtags en Twitter, en uno y otro caso, para estimular el fuego. En un ring era #TravestidePueblo y en el otro #SantosCanalla.

Insultos del mismo nivel los dos.

Otros que viven felices son un grupo cerrado de seguidores del expresidente que le apuesta a hacerse visible y viable políticamente por el camino facilista de respaldar sus rabias.

Estos le suben aún más el volumen a la confrontación porque tienen la garantía de que van a ser retuiteados y albergan la esperanza de que en la conformación de las listas cerradas a las que se les apuesta en 2014 y 2015, su alta posición en ellas va a estar determinada por el bajo nivel de sus mensajes.

Se le haría un enorme favor a la tranquilidad de muchos, si la oposición política en este país se construye desde el respeto y se sacan del camino la rabia y los insultos. Mucho más cuando estamos a la vuelta de unas elecciones de Congreso y presidente que serán cruciales por ser el escenario donde deberían medirse las fuerzas.

Esperamos una campaña con argumentos, pero al paso que vamos el nivel de enfrentamiento no tendrá precedentes no sólo en Colombia sino en el mundo entero.

P. S.: Salida de cualquier lógica es la publicación de las actas de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores que propuso el presidente Juan Manuel Santos. Por develar culpables, va a exponer al que quiera conocerla, la hoja de ruta de las relaciones internacionales del Estado.

@carlosaperez