HISTÓRICO
LA VERDADERA CHISPA DE LA VIDA
Por JAIME GREIFFENSTEIN OSPINA | Publicado el 03 de febrero de 2013
Hace años una famosa bebida tenía como lema publicitario "La chispa de la vida", pero la verdadera chispa de vida no es una gaseosa, es la alegría, ese grato y vivo sentimiento del ánimo por un motivo halagüeño, o a veces sin causa determinada. Existen dos clases de alegría: la fisiológica, de bienestar material de animal sano, y la sobrenatural con raíces en lo profundo del corazón.

Se habla mucho de alegría, pero no todos encuentran la auténtica porque la buscan en la diversión fácil en fiestas, licor, alucinógenos, satisfacción artificial que pasa cuando cesan los efectos y viene luego el vacío existencial.

La verdadera alegría nace de una vida interior rica, fruto de virtudes como fe, esperanza, paz espiritual, y es contagiosa igual que la tristeza.

Es estimulante y agradable tratar con personas que encienden en los demás esa ‘verdadera chispa de la vida’, tan necesaria en el ambiente familiar para vivir en hogares luminosos y alegres.