HISTÓRICO
La Vuelta puso los pies sobre la tierra
  • La Vuelta puso los pies sobre la tierra |
    La Vuelta puso los pies sobre la tierra |
Por PABLO ARBELÁEZ RESTREPO | Publicado el 14 de septiembre de 2013

Grandes son las enseñanzas que deja la Vuelta a España a los pedalistas colombianos que tuvieron una floja actuación.

Vamos por partes. Rigoberto Urán, quien iba en calidad de segundo del Team Sky, quedó sin respuesta de piernas en momentos claves de la ronda, como sucedió en la primera parte de la montaña.

El urraeño debía ser el gregario de oro de Sergio Luis Henao, pero el rionegrero sucumbió en la condición que le había entregado su equipo.

Urán, sabedor que cambiará de elenco en el 2014, entendía que los puntos que lograra en esta competencia, le servirían mucho, tanto al Sky como al Omega-Pharma, pero tras la excepcional presentación de Sallent de Gallego, cuando perdió con el francés Warren Barguil (Argos) por milímetros, terminó por desfondarse debido a problemas estomacales, tras la hipotermia que atacó antes a todo el lote en la etapa 14 de la Collada de La Gallina. En esa jornada, el urraeño sufrió en demasía y perdió 22.19 frente al ganador Daniele Ratto.

"Ese día fue terrible y creo que el peor que he tenido en mi vida encima de una bicicleta", comentó Alejandro Valverde, uno de los que luchó por el podio.

Urán, para seguir con los colombianos, dijo previamente a los medios que él podría estar entre los favoritos, lo que finalmente no pudo lograr "porque cuando las piernas no responden...".

Una lección más para Urán, y la certifican conocedores del ciclismo como Ignacio Vélez (4-72 Colombia), quien recomienda a los nacionales, que en adelante deberán escoger una carrera de las grandes al año, porque dos se hacen pesadas.

Ahí está el ejemplo de Vincenzo Nibali (Astaná), quien se vio forzado en el remate como líder en la Vuelta a España, incluso acosado por un fondista de 41 años como el estadounidense Chris Horner (RadioShack).

"Pedaleaba 20 watts menos que en el Giro y los kilómetros se sienten", anotó el italiano Nibali, de 28 años, quien brindó batalla.

Es bueno recordar que éste es otro ciclismo: de lucha ante el dopaje y nada de recuperantes exógenos. Más al natural.

El año entrante, lo más seguro es que Rigoberto vaya de frente al Tour de Francia, con responsabilidades como jefe del Omega-Pharma. Estará más maduro, 27 años y con más compañía en la escalada final que no tuvo este año en la ronda ibérica, porque el Sky en el cierre no contó con los gregarios que requerían los colombianos.

Sergio Luis Henao, de quien se creía que estaba fino para aceptar el reto de ser líder, comprobó que debe dejar madurar su cuerpo ciclístico y fortalecer lo mental. Eso se gana con los años. Tiene 25, está joven y un pedalista de su categoría cuenta con el tiempo suficiente para aprender como gregario, cuando la presión no lo alcanza. Esta vez terminó algo enfermo.

"Sergio entrena duro; es demasiado responsable y debe salir a gozar de la bicicleta, incluso en las prácticas, una vez pase un gran esfuerzo", asegura el técnico Jenaro Leguízamo.

Carlos Alberto Betancur, por su parte, dijo previo el Giro que iba a rodarlo y a sumar kilómetros para el Mundial de Florencia. Anunció que estaba enfermo y durante la Vuelta recibió tratamiento de antibióticos para una amigdalitis. Además se le sumaron problemas familiares. Esta es una oportunidad de aprendizaje, que bien asimilada le puede servir. Segundas chances no dan en el ciclismo europeo.

Cayetano Sarmiento (Cannondale) cumplió la labor: fiel gregario de su equipo que se quedó sin líder, tras el retiro por hipotermia de Iván Basso.

Winner Anacona (Lampre), trabajó a destajo y una lesión que sufrió el 24 de diciembre de 2013 le retrasó el programa de 2014. Buscaba la recuperación en España y lucha por un cupo al Mundial. El ciclismo "no son matemáticas" como dice Urán. Unas veces se gana y en otras se pierde. Hubo exitismo después del Giro y el Tour. Por eso, la Vuelta es una lección para todos.