HISTÓRICO
Landers, rey de la olla de presión
  • Landers fue fundada el primero de octubre de 1951. Universal tiene línea de electrodomésticos menores y ollas; Corona, de molinos y ollas. FOTO HERNÁN VANEGAS.
    Landers fue fundada el primero de octubre de 1951. Universal tiene línea de electrodomésticos menores y ollas; Corona, de molinos y ollas. FOTO HERNÁN VANEGAS.
Por JOHN SALDARRIAGA | Publicado el 26 de julio de 2013

Muy nuestras sí. De hecho, las máquinas de moler y las ollas de presión de Landers han llegado a muchos hogares del mundo.

Fácil resulta imaginar personas preparando recetas en inglés, francés o italiano, dando vueltas al molino de la primera o viendo salir el vapor — y el olor— de la segunda.

No solo porque esta empresa nacida en el corazón de Antioquia, aunque nunca con capitales locales, exporta casi un setenta por ciento de sus productos, entre ellos estos dos emblemáticos artículos, a 28 países, sino porque muchos de nuestros emigrantes las han llevado en sus aventuras por el exterior y no pocos visitantes extranjeros las han visto aquí, han disfrutado de arepas de maíz molido, o de los fríjoles o el sancocho preparados a presión, y se han preguntado: “¿Cómo demonios hemos podido subsistir sin estos utensilios?” Y los llevan.

Landers, fabricante de molinos y de ollas de presión fue fundada el primero de octubre de 1951. Jesús Mora era representante de Richard L. White, de Landers Fray & Clark, de Estados Unidos, fabricante de los productos Corona y Universal, y Rafael Hugo Duplat, también representante de esa
organización. El primer gerente fue el señor Collin Staley.

Tres años después de la fundación, comenzó la producción de ollas de presión. No a presión ni atómicas, como también se les dice coloquialmente, de manera errónea, según explica Luis Guillermo Jaramillo, quien fuera supervisor de producción de Landers por 30 años, desde 1982. “Se llaman ollas de presión para cocinar a presión”.

En 1956, en esa empresa, comenzaron a producir los molinos. Son fabricados en hierro gris. El molino le dio un adiós casi definitivo al pilón.

“Durante el tiempos que laboré en Landers —indica Luis Guillermo, un hombre con tal sentido de pertenencia que conoce como pocos la historia de esa empresa; guarda los boletines internos, de los cuales extraemos algunas informaciones de este relato, y sigue visitando las instalaciones de esa compañía, aunque no esté vinculado a ella—, a mí me correspondía responder por una producción de 2.500 molinos diarios”, señala.

Pero Landers es más que ollas de presión y molinos. También produce ollas “normales”, brillantes, en una línea económica de la marca Corona. Y sartenes, en otra línea de antiadherentes. Este cuento de los antiaderhentes comenzó a escribirlo desde 1989, cuando la empresa compró un horno para que las sartenes salieran “pintadas y curadas”.

Sanducheras, licuadoras, ventiladores, termos, planchas, fundis, picatodos, ollas arroceras... En fin, numerosos electrodomésticos menores, identificados con la marca Universal, salen al mercado.

Esta empresa no ha estado siempre en las mismas manos. Además de los fundadores, Landers también ha sido propiedad de la Philip Morris, Navisco, Kraft y, desde 2005, por un grupo económico Estados Unidos y Argentina. La presidencia la ostenta Alexis Tahta, del país sureño.

Este grupo, además de Landers, adquirió también industrias Inca Metal, la fábrica de cubiertos. Y a todas estas, Luis Guillermo y Alexis, ellos que producen esos utensilios, molinos, ollas de presión, electrodomésticos menores, ¿sí los tendrán en la casa y los sabrán usar?

No solo los tengo, comenta el primero, sino que prepara unos fríjoles y un sancocho deliciosos. Alexis Tahta también comenta que prepara cañón de cerdo en la olla de presión. Habría que verlos.