HISTÓRICO
Las carreras que tienen futuro
Por Alejandro Gómez Valencia | Publicado el 14 de febrero de 2012
Ingeniero de microclimas, ecoestadista, planificador del paisaje, farmacogenético, nutricionista genético, cirujano de aumento de memoria, diseñador de órganos corporales, consejero genético, bioinformático, agrónomo urbano o abogado global.

Esas serían algunas de las profesiones que podrían aparecer en el futuro cercano según las tendencias de la educación superior que prevén con estudiosos del tema. Son planificadores o directivos de las instituciones locales que piensan en el futuro.

1. LA BIOLOGÍA DOMINARÁ LOS CURRÍCULOS
Este será el siglo de la Biología. Eso le dicen los avances científicos a José María Maya Mejía , rector de la Universidad CES y con base en eso se anima a decir que en las profesiones del futuro las ciencias básicas serán esenciales para tratar de que el ser humano viva mejor.

Alrededor de la Biología empezarán a aparecer programas que se preocuparán por la rehabilitación del cuerpo humano, algo así como programadas llamados Ingeniería de Tejidos, Ingeniería de Trasplantes o, incluso, Ingeniería Humana.

Para Juan Luis Mejía Arango , rector de la Universidad Eafit, también es un imperativo buscar soluciones desde la Biología en las amplias posibilidades que están en la biodiversidad de Colombia. Su consideración es que el país tiene un amplio potencial pero le falta la clave para llegar a él.

De conseguir esa contraseña podría ser más fácil llegar las combinaciones de competencias que según Jorge Herrera Builes serán necesarias para el conocimiento. Él, vicerrector académico de la Universidad de San Buenaventura, dijo que "los conocimientos y la experiencia académica deberán combinar múltiples disciplinas como Química, Informática, Ingeniería, Psicología, Biomedicina, Marketing, nuevos materiales, Microelectrónica, Derecho, Estadística, entre otros".

2. PROFESIONES PARA LA SOCIEDAD URBANA
La configuración de la sociedad en el espacio también incidirá en la educación superior. Que el 76 por ciento de la población ahora viva en ciudades le dice a Juan Luis Mejía que tendrá que replantearse la Arquitectura y que se necesitarán profesionales que piensen más en la movilidad, el transporte y cómo tener una convivencia más respetuosa con el medio ambiente.

En ese tema serían útiles las carreras que plantea Jorge Herrera Builes cuando habla de las áreas que se orientarán al medio ambiente y la biodiversidad, como por ejemplo a la reversión del cambio climático, arquitectura de edificios sostenibles, desarrollo de energías limpias, economía ambiental, gestión de riesgos o desarrollo de biocombustibles.

La concentración en las urbes implicará también que tome más importancia el asunto de la alimentación y profesiones que se ocupen del cultivo de alimentos y desarrollo de Agricultura urbana, Gastronomía y Nutrición genética.

3. LAS CIENCIAS SOCIALES RESURGIRÁN
La concentración y el crecimiento de la población traerá más retos a la convivencia. José María Maya se imagina que los humanos volveremos a "las grandes preguntas de la vida" y nos preocuparemos por ser mejores ciudadanos.

Eso implicaría que ciencias sociales como Sociología, Antropología y Filosofía estén más involucradas con el mundo, incluso como se nota ahora que se acercan al Mercadeo para saber cuándo, cómo y qué necesita la gente.

El planteamiento está acorde con lo que dice María Consuelo Moreno Orrego , vicerrectora de proyección institucional de la Universidad Cooperativa al indicar que "las áreas de conocimiento y los núcleos básicos son y serán los mismos, esto implica que siempre habrá necesidad de formar profesionales en unas ciencias básicas, y en unas carreras vitales".

Áreas como el Derecho o la Contaduría tendrán que ser pensadas en un contexto cada vez más global, como lo insinúan las recientes noticias sobre las descargas de contenidos en sitios de internet.

4. EL SABER SERÁ MÁS IMPORTANTE QUE EL HACER
Vendrá el tiempo de los llamados trabajadores del conocimiento. José María Maya explicó que una compañía sufrirá mucho más si pierde a un empleado que sabe que si pierde a uno que hace.

Claro que el conocimiento no estará concentrado en pocos personajes -como ocurría en siglos pasados- porque las organizaciones serán dirigidas por equipos de trabajo. Tendría sentido entonces la afirmación del rector de Eafit de que la formación no será exclusivamente virtual porque los campus universitarios seguirán siendo necesarios para enseñar a trabajar en grupo.

Desde esa perspectiva Guillermo León Bolívar Ortiz , decano de la facultad de Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad Santo Tomas, "el estudiante debe desarrollar el pensamiento crítico, la capacidad de resolver problemas, para trabajar en redes a través del trabajo colaborativo, el liderazgo, la proactividad y el emprendimiento, la comunicación oral y escrita, la capacidad para acceder y procesar la información y la creatividad".