HISTÓRICO
Las Farc apoyan el paro y piden liquidar la Federación de Cafeteros
Efe | Publicado el 19 de agosto de 2013

Antes del inicio de una nueva ronda de negociaciones en La Habana, las Farc respaldaron el paro agrario que comenzó este lunes en Colombia y pidieron al Gobierno que no criminalice la protesta.

"Que no se criminalice el derecho a la protesta social", pidió el jefe negociador de las Farc, alias "Iván Márquez",en una declaración leída ante la prensa en La Habana.
 
El líder guerrillero dijo, además, que esperan que la "manida costumbre" del Gobierno de identificar "toda manifestación de inconformidad social y popular" con las Farc no dé motivo para "tratamientos violentos" por parte de las fuerzas del Estado contra los sectores que irán al paro.

La protesta fue convocada hace dos meses por el movimiento Dignidad Cafetera, que agrupa a un sector de los productores de café del país, y otros gremios agropecuarios, así como camioneros y trabajadores de la salud, han anunciado su intención de sumarse, todos para reclamar más atención y ayudas del Gobierno.
 
Según "Iván Márquez", la jornada de protesta también debe aprovecharse para pedir al Gobierno que inicie la revisión de los tratados de libre comercio que firmó con países como Estados Unidos "sin consideración de la realidad económica nacional y desconociendo la situación precaria" de muchos sectores productivos.
 
En la declaración, las Farc también propusieron la "liquidación" de la Federación Nacional de Cafeteros, el principal gremio del sector, que ha rechazado la huelga y emitió un comunicado en el que "exhorta a todos los productores cafeteros del país a no provocar la indignación de otros actores de la sociedad" con bloqueos de carreteras.
 
Esa federación "ha llevado a Colombia a competir en materia de café, no con Brasil, sino con Honduras y El Salvador", sostuvieron las Farc, que agregaron que los altos cargos de esa institución "son inmensamente costosos".
 
El equipo negociador del Gobierno colombiano, encabezado por el exvicepresidente Humberto de la Calle, entró sin hacer declaraciones en el Palacio de Convenciones de La Habana, donde se celebran desde hace nueve meses los diálogos de paz.

En la nueva ronda de conversaciones iniciada este lunes, las Farc y el Gobierno seguirán abordando el tema de la participación política de la guerrilla, uno de los más conflictivos de los cinco previstos.