HISTÓRICO
Las presencias imaginarias marcan obra de José Mejía
  • Hernán VanegasJosé Javier Mejía expone hasta mediados de septiembre su serie Caleidoscopio en la Diego Victoria Fine Art Gallery de Miami. Son 14 obras caracterizadas por la fuerza, el color, el humor y la ironía.
    Hernán Vanegas
    José Javier Mejía expone hasta mediados de septiembre su serie Caleidoscopio en la Diego Victoria Fine Art Gallery de Miami. Son 14 obras caracterizadas por la fuerza, el color, el humor y la ironía.

  • En su obra más reciente explora técnicas como el óleo y el acrílico.
  • Es descendiente del poeta antioqueño Epifanio Mejía.
  • El artista antioqueño expone sus obras en una galería en Miami.
Por
Juliana Correa H.
Medellín

De las dulces figuras femeninas que recordaban a las madonnas de Rafael y Da Vinci quedan pocos rastros. El pastel de sus pinturas le dio paso al óleo y al acrílico para crear personajes casi infantiles, un poco caricaturescos y a veces perturbadores.

Este es el resultado del nuevo rumbo que ha tomado la obra de José Javier Mejía, un joven pintor nacido en Barranquilla por casualidad, pero paisa de crianza y descendiente de Epifanio Mejía.

Su trabajo ha estado claramente influenciado por el renacimiento italiano. Las madonnas han sido una de sus obsesiones. Por eso se aprecian en sus pinturas mujeres de apariencia virginal, que toman forma gracias a su dominio del pastel, escenas maternas de ensoñación, donde la realidad se confunde con lo onírico.

El pastel le ha permitido recrear esos ambientes con trazos de luz y transparencias. También ha incursionado en el paisaje, los galeones y las escenas de cacería.

Búsquedas
Mejía comenzó a abordar otros rumbos con su pintura. Ahora dice ubicarse en lo que él define como una "corriente expresionista en donde surgen mujeres más contemporáneas. Plasmo las ideas que me van saliendo, cualquier cosa es válida", afirma el artista.

Mejía decidió aventurarse por la técnica del óleo, algo que según él, le brinda la posibilidad de un contacto más directo con la pintura.

"El espectador puede palpar lo rugoso, tiene textura, el color es fuerte, causa impacto".

De la obra de Mejía surge el elemento sorpresa, la aparición de lo inesperado, hay algo de perturbador en sus nuevos seres de circo, en los músicos y en estas mujeres más actuales.

Mejía decidió apartarse un poco de lo figurativo y del realismo. "Busco que las cosas fluyan, plasmo sensaciones y presencias imaginativas. Este proceso me ha removido", señala.

Catorce de las pinturas de este reciente ciclo de José Javier Mejía son expuestas desde el 19 de agosto en la Diego Victoria Fine Art Gallery en Miami Beach. La exposición se titula Caleidoscopio.

El muralista
Mejía ha buscado expresarse a través de otras técnicas. Realizó un mural dedicado a Epifanio Mejía, obra que exhibe el Liceo Benjamín Herrera. Un testimonio del talento del poeta antioqueño por excelencia que perdurará en el tiempo y que inspira a jóvenes estudiantes que quieren seguir el camino del arte, ese que ha habitado en los dos Mejía: Epifanio y su descendiente José Javier.

Un homenaje a su ancestro poeta y escritor. "Lo hice para recuperar su memoria. Varias personas de mi familia aparecen allí. Hay una ambigüedad muy interesante", explica.

Ya tiene listo su segundo mural, un polidíptico de Beethoven, el cual espera que sea adoptado por alguna institución educativa en un proceso con que podría contar con la ayuda de la Alcaldía.

Asomarse a la obra de este artista antioqueño supone la ambivalencia entre la sensualidad y la dulzura de la figura femenina o adentrarse en los laberintos de seres que habitan lo real y lo imaginario.

Talento antioqueño para el mundo
José Javier Mejía nació en Barranquilla en mayo de 1964. Es bachiller del Colegio Superior de Medellín. Realizó una maestría en artes plásticas y estudios de pastel, óleo y escultura en el taller Bernini. Recibió cursos de acuarela con Rodrigo Uribe y óleo con la artista María Victoria Vélez.

Ha realizado exposiciones individuales en el Club Campestre, Club Medellín, la Alcaldía de Medellín, el Hotel Dann Carlton y la Universidad Autónoma de Barranquilla, entre otras.

En su carrera hay también varias experiencias internacionales. Expuso en la galería Rotini de Livorno e hizo parte de la muestra Artistas Contemporáneos Latinoamericanos en Broward Comunity College de Pembroke Pines (Florida), al igual que en la exposición Expresiones Latinas, en San Francisco.