HISTÓRICO
Opinión del lector
Opinión del lector


Las promesas y lo que vemos
Señora Directora:
Vemos día a día cómo se cumplen las promesas que hacen algunos políticos en sus campañas Vamos a acabar con la pobreza absoluta.
Claro, se está muriendo la gente de hambre, tal como lo revelan las cifras de la gente que a diario se acuestan sin poder comer y cada día se va aumentando, ya que el desempleo va en crecimiento.
Digan si no es más importante recoger ocho billones de pesos para restaurar a las FF.MM. mientras el Gobierno sigue cerrando hospitales y hacen falta más escuelas, además se gastan el presupuesto arreglando andenes, cerrando vías mientras van acabando con el empleo de los vendedores ambulantes y de los almacenes, que estamos pasando por la peor crisis de los últimos años, ya que por disposición del señor Alcalde el parque de motos y carros que llegan a los almacenes a comprar está prohibido.
De dónde sacan las cifras los del Dane cuando dicen que el desempleo va en descenso y que el costo de vida se sostiene.
Cada día es más difícil vivir con lo que nos ganamos, ojalá el Gobierno acabe con la pobreza absoluta generando de verdad más empleo sin violar el derecho al trabajo de la gente.
Rubén Darío Ángel V.

Por qué no les gustan los peajes
Señora Directora:
En dos ocasiones el doctor Juan Gómez se ha referido a lo útil que sería usar el sistema de peajes y valorización para arreglar algunos problemas viales. Con respecto a ello quiero contarle una pequeña historia para que se entienda por qué a un numeroso sector de nuestra sociedad no le gustan ni los peajes ni la valorización.
En 1980 los vecinos de la carretera desde Pajarito hasta San Pedro de los Milagros vimos cumplido nuestros sueños de verla pavimentada, fuimos nosotros los que pedimos que se aplicara el sistema de valorización y pagamos gustosos.
Durante 20 años el departamento de Antioquia sólo limpió las cunetas dos o tres veces y nunca puso ni un centímetro de pavimento, la carretera quedó invadida por la maleza y destruida.
Aceptamos un peaje hace nueve años, aún sin que hiciera el más mínimo arreglo, con la condición de que con el dinero recaudado la repavimentaran. Pero luego nos dijeron que además era mejor ampliarla y rectificarla con los aportes del peaje y de un nuevo cobro de valorización, asunto que también aceptamos.
Hace dos años y medio el señor Gobernador la reinauguró. Entonces los vecinos de la vía vimos sorprendidos que la carretera tenía una diferencia de dos metros de ancho, en toda su longitud de 40 kilómetros, con aquella que nos habían mostrado en las reuniones previas a la construcción. Del dinero de valorización que pagamos no nos devolvieron ni un peso. Esta pobre, pero tan costosa obra, no conoce una berma, los puentes quedaron sin barandas, las entradas a las veredas no se diseñaron adecuadamente. Las quejas de los habitantes y del personero del municipio de San Pedro ni se escuchan ni se contestan en la Secretaría de Infraestructura.
Si se quiere poner a funcionar de nuevo el sistema de valorización, requiere de un cambio muy grande para que la sociedad le tenga confianza.
Respetuosamente,
Guillermo López Álvarez