HISTÓRICO
Las siete tareas del Partido Conservador
  • Las siete tareas del Partido Conservador | Archivo | En la campaña pasada, los líderes del Partido Conservar apoyaron la candidatura de Juan Manuel Santos a la Presidencia. De izquierda a derecha Ignacio Valencia López, Carlos Rodado, Juan Manuel Santos y Mariano Ospina. Hoy los líderes conservadores cuestionan algunos puntos del mandato Santos
    Las siete tareas del Partido Conservador | Archivo | En la campaña pasada, los líderes del Partido Conservar apoyaron la candidatura de Juan Manuel Santos a la Presidencia. De izquierda a derecha Ignacio Valencia López, Carlos Rodado, Juan Manuel Santos y Mariano Ospina. Hoy los líderes conservadores cuestionan algunos puntos del mandato Santos
Jorge Iván Posada Duque | Publicado el 10 de febrero de 2011

Los hijos de los expresidentes conservadores Mariano Ospina Pérez, Laureano Gómez y Guillermo León Valencia, le enviaron una misiva al próximo Congreso Ideológico del Partido Conservador que se realizará el 16 y 17 de febrero en Villa de Leyva.

Mariano Ospina Hernández, Enrique Gómez Hurtado e Ignacio Valencia López emitieron un manifiesto en el que expresaron "su inconformidad con el tratamiento que se le ha venido dando a temas de seguridad, corrupción, fuerzas armadas y a las relaciones con el régimen Chávez", durante la administración del presidente Juan Manuel Santos.

En carta dirigida a los miembros del Directorio Nacional Conservador, encabezado por el senador José Darío Salazar, los hijos de los expresidentes manifestaron lo siguiente:

"Hemos tomado atenta nota de la realización del Congreso Programático de nuestro partido los días 16 y 17 de febrero del presente año, iniciativa que nos parece de gran oportunidad y conveniencia, ante la necesidad de crear un acuerdo sobre las posiciones fundamentales, como diría Álvaro Gómez, que ha de asumir el partido frente a los hechos políticos que se avecinan".

"La enunciación doctrinaria y la interpretación que de ella se ha hecho se han mantenido enhiestas desde el irreprochable enunciado que nos dejaron José Eusebio Caro y Mariano Ospina Rodríguez. Colocarlas dentro de las circunstancias políticas del momento ha de ser la tarea del Congreso convocado, cuyas conclusiones hemos de acoger".

"Desde nuestra posición marginal, que no disminuye nuestro interés por la suerte del conservatismo y con ella de la nación entera, hemos pensado sugerir unos puntos que creemos de importancia cardinal, que podrían ser señalados como los temas de guía motivante para las campañas a todos los niveles. La materia es amplia, pero nos parece oportuno concentrar los esfuerzos en un número reducido de temas, que estimulen la claridad y precisión de los planteamientos que en cada ocasión se hagan".

"Primero: La seguridad es razón fundamental del Estado, sin ella nada es ni programable ni realizable. En el campo del orden público, tanto urbano como rural se está viendo un preocupante deterioro, que principia a erosionar las bases sobre las que se reconstruyó la soberanía perdida en amplias zonas de la Nación. Garantizarla, como principio fundamental de la democracia, es tarea primordial e inaplazable".

"Segundo: La estabilidad jurídica, otro aspecto de la seguridad, es indispensable si se quiere una organización viable de la sociedad. El cambio por el cambio es más lo que destruye que lo que crea. La seriedad y credibilidad en los planteamientos producen la confianza necesaria para el progreso.

Vemos con honda preocupación la desestabilización institucional que se viene produciendo por medio de providencias judiciales que en muchas oportunidades demuestran sorprendente despreocupación por el bien común, desorganización e imposibilitan la gestión pública y crean un ambiente de riesgo mayor e indeterminado para los funcionarios. También desconciertan los súbitos cambios en las políticas que produce el Ejecutivo, con grave daño a la percepción de la seguridad".

"Tercero: La falta de claridad en las asignaciones presupuestales, la globlalización e indefinición de las partidas, que ha venido siendo cohonestada tanto por el Ejecutivo como por el Legislativo, abre un gran campo para la inmoralidad administrativa, el desorden, la irresponsabilidad y el déficit fiscal. La 'regla fiscal' y la transparencia en la elaboración del presupuesto implantan el orden y el orden es conservador. Si ellas no se logran, la administración queda fuera de control".

"Cuarto: La calidad de la educación, no sólo en los aspectos científicos, sino en los políticos y morales, establece los consensos generales de la ciudadanía sobre los objetivos de la acción colectiva. El partido celebra el aumento muy apreciable en la cobertura, pero manifiesta honda preocupación por el muy bajo nivel de los índices de calidad. La educación pública perece tener más objetivos sindicalistas que educacionales".

"La descentralización de la educación para crear la competencia entre las instituciones y la vigilancia cercana de los usuarios sobre la calidad y orientación de la enseñanza, tiene prioridad, ya que está plenamente comprobado que la prosperidad y la paz son el resultado de la buena educación. No las lograremos mientras los educadores se sigan formando en las universidades 'piedragógicas' que están generando el caos educacional".

Quinto: Desaprobamos vehementemente la torva campaña contra las fuerzas armadas de la Nación, que está a punto de paralizar su capacidad de acción. Se han presentado casos de aberrante injusticia contra pundonorosos oficiales y en las Fuerzas y se ha logrado crear la sensación de que los jueces son más peligrosos que los criminales. Lo prudente para el hombre en armas en estas circunstancias está resultando ser la inacción".

"El restablecimiento del fuero militar como el que existe en todas las democracias es de imperiosa necesidad, como también lo es una actitud de la opinión general que tome conciencia del peligro que significa la guerra judicial contra el orden para el mantenimiento de la seguridad y la paz".

"Sexto: Las regalías son el recurso que la providencia puso en manos del Estado. Con tantas excepciones, se han despilfarrado vergonzosamente. El Partido Conservador debiera fijarse como objetivo inmediato hemostatar esa hemorragia. No es posible que ese inmenso recurso siga siendo el alimento de la corrupción y la burocracia clientelista, mientras la infraestructura nacional se desmorona".

"Séptimo: En materia de relaciones internacionales parece necesario que el Partido tome una firme posición frente a la destrucción de la democracia en Venezuela y Nicaragua. Las actuaciones del 'mejor amigo' ya comienzan a producir graves daños en el orden público en las fronteras. Sobre este delicado tema es de grande urgencia la estrecha vigilancia del conservatismo".

"A manera de ejemplo, el Gobierno colombiano ha firmado un 'protocolo adicional' al Tratado Constitutivo de Unasur, que tiene como objetivo establecer obligaciones de solidaridad con el régimen chavista a cuya ratificación debiera oponerse el partido".