HISTÓRICO
Las tasas de interés siguen con la tendencia a la baja
Por CAMILA ARISTIZÁBAL ARANGO | Publicado el 22 de abril de 2013
Las tasas de interés son las que definen el precio del dinero en una economía. Como todos los otros bienes y servicios (alimentos, pasajes de bus, energía, etc...), el dinero también tiene un costo y este depende, en parte, de la labor del Banco de la República y en parte, por las fuerzas de oferta y demanda.

Es por esto que, a la hora de pedir un crédito, es necesario conocer el precio que se pagará por esos recursos, de la misma manera que quisiera saber el precio exacto de una prenda de vestir u otro producto que vaya a comprar.

El Banco de la República utiliza sus tasas de interés de intervención como herramienta de política monetaria. Desde noviembre pasado ha venido bajando las tasas para darle un impulso a la economía, hasta llegar al 3,25 por ciento, y los últimos datos muestran un débil desempeño de la economía, por lo que podría esperarse que sigan bajando.

Cada entidad financiera fija la tasa de interés que cobrará dependiendo del perfil de riesgo del usuario y la destinación de los recursos. Por ejemplo, la tasa de interés de un crédito para vivienda no es el mismo que el de un crédito de consumo o un microcrédito.

Sin embargo, aunque cada banco tiene libertad de fijar las tasas, las mismas deben estar en línea con la tasa de interés de intervención del Banco de la República, que se transmite a la economía a través de las tasas de interés interbancarias (las que usan los bancos para prestarse entre sí).

Así mismo, ninguna tasa de interés puede exceder la tasa de usura, que fija la Superintendencia Financiera con una vigencia trimestral.