HISTÓRICO
Lástima que terminó la fábrica de sonrisas
POR JAIME HERRERA CORREA | Publicado el 19 de enero de 2013
La belleza de las niñas se confabuló con la técnica de los chicos para hacerles pasar una gran tarde a las más de 5.000 personas que acudieron ayer a la cancha Marte Uno y a sus alrededores a presenciar la final del Ponyfútbol.

Las chicas de Antonio Nariño-Formas Íntimas, sin perder su femeninidad ni dejándose intimidar de los coqueteos por sus figuras y cabelleras, le ganaron el duelo a la velocidad del balón y demostraron tanto talento que se llevaron el título.

Los jovencitos advirtieron que en las gradas necesitaban varios motivos para que la fiesta tuviera un remate inolvidable y se dedicaron a jugar el fútbol como si fueran grandes y a poner a sufrir desde los doce pasos.

En ese pulso, en el que lo único válido era divertirse tanto en las gradas como en la cancha, el mejor fue Nacional, porque fue más efectivo y por eso se llevó la codiciada corona que buscaron 32 oncenos en la categoría masculina.

El carnaval en el escenario medellinense lo prendieron Samanta Pérez y María José Villán con tremendos golazos que le dieron a Antonio Nariño la victoria 2-0 sobre Funza de Cundinamarca y emocionaron tanto a la entrenadora Liliana Zapata que lamentó "el fin de esta fábrica de sonrisas y alegrías, porque en el Pony la pasamos tan bien que quisiéramos seguir jugando para ratificar los progresos del balompié infantil".

Los encargados de bailar la última pieza, la mejor para muchos, ya que incluyó alargue, fueron los niños, quienes luego del 1-1 en el tiempo reglamentario (tantos de Julián Caro, verde, y Samuel Agudelo, La Nubia), premiaron a los aficionados con una lotería desde el punto penalti que le dio el título a Nacional (foto principal) al ganar 4-3.

Con esta final de infarto y el derroche de lágrimas en los cuatro finalistas (unos lloraron de alegría y otros de tristeza) se cerró la edición 29 del Festival de Festivales que durante dos semanas alegró las vacaciones de los paisas que aman el fútbol y creen en los niños.