HISTÓRICO
Latinoamérica una región que golpea a sus mujeres
POR CLARA ISABEL VÉLEZ RINCÓN | Publicado el 18 de enero de 2013
La historia de violencia contra la mujer parece no tener fin: Silvia Payares, una joven de Barranquilla a la que su esposo golpeó hasta el cansancio porque le pidió que bajara el volumen del equipo de sonido. Angélica Marín, la estudiante de Derecho a la que su novio le cercenó los dedos, la roció con gasolina y le prendió fuego. Erika Yeneris, una de las víctimas más reconocidas por haber sido asesinada y descuartizada, en 2009, por su esposo el coronel (r) de la Policía José Joaquín Aldana...

Lo grave es que la situación no representa mayores cambios en América Latina. Así lo prueba un estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) presentado ayer que señala que entre el 17 por ciento y el 53 por ciento de las mujeres de 12 países de la región han sido víctimas de maltratos y abusos sexuales por parte de sus parejas.

El informe Violencia contra la mujer en América Latina y el Caribe: Un análisis comparativo de datos poblacionales de 12 países, reúne las investigaciones realizadas entre 2003 y 2009. En ellas se advierte que entre el 41 y 82 por ciento de las mujeres que sufrieron abuso por parte de sus parejas experimentaron heridas físicas, desde cortes y moretones a huesos rotos, abortos involuntarios y quemaduras. Lo grave es que entre el 28 y 64 por ciento de los casos no se buscó ayuda ni hablaron con nadie sobre el maltrato.

Bolivia es el país en el que se reportaron más agresiones. Un estudio de 2008 señala que 24,5 por ciento de las mujeres fueron víctimas en los últimos 12 meses.

En el caso de Colombia se tuvo en cuenta un estudio realizado por Profamilia en 2005 con 37.597 mujeres, con edades entre los 15 y los 49 años. Allí, el 20,7 por ciento de las consultadas dijeron haber sido víctimas en los últimos 12 meses.

Según el Observatorio de Asuntos de Género de la Alta Consejería de la Equidad para la Mujer, 130 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas en 2011.

Cristina Plazas, alta consejera para la Equidad de la Mujer, ha señalado en diferentes escenarios que "la violencia intrafamiliar es el peor enemigo de Colombia". Por esa razón la ley 1257 de 2008 brinda los mecanismos para proteger a las mujeres que son víctimas de agresiones y brindarles oportunidades laborales.