HISTÓRICO
Libertad de prensa en América está amenazada por gobiernos autoritarios: SIP
Efe | Publicado el 11 de marzo de 2013
La libertad de prensa en América "sigue en jaque por parte de gobiernos autoritarios que reinventan su acoso al periodismo, y por una violencia que parece no encontrar límites", concluyó hoy la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en su reunión semestral.

El encuentro, que se realizó en Puebla, capital del estado homónimo en el centro de México, dio fin al análisis sobre el ejercicio de la libertad de expresión en América, para el cual se reunieron durante tres días directivos y dueños de prestigiados medios de comunicación.

El presidente de la SIP, Jaime Mantilla, afirmó que el ataque contra la libertad de prensa en América se multiplica a través de un "nuevo y formidable" bloqueo a la compra de publicidad en los medios de comunicación críticos e independientes.

"El ataque, que agrava aún más la deteriorada situación que se vive en materia de libertad de expresión, radica en las presiones que los Gobiernos ejercen para que empresas privadas retiren sus avisos en los medios independientes de comunicación", explicó.

Por ello, la SIP hizo un llamado a los gobiernos, especialmente de Argentina, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Cuba, Honduras, Nicaragua, Guatemala y Panamá, a que no ignoren los peligros que entraña un modus operandi de "prácticas antidemocráticas que no respeta fronteras ideológicas en el hemisferio occidental".

Mantilla advirtió sobre la fuerza de los inmensos aparatos de propaganda estatales y privados que son creados con el fin de difamar y atacar a periodistas, responsables de medios de comunicación, empresarios y políticos que no comulgan con el pensamiento oficial.

Mientras la publicidad oficial crece sin disimulo y asciende a sumas millonarias, dijo, su uso como método de discriminación contra los medios críticos se multiplica.

"Los discursos oficiales se reproducen en forma idéntica: se acusa a los medios de prensa de desestabilizar y hacer oposición por hacer un trabajo de informar y opinar. Se dilatan o no se aprueban leyes que favorezcan el acceso a la información pública", acotó.

En el caso particular de Venezuela, indicó que ese país está en un "profundo proceso" de transición con la reciente muerte del presidente Hugo Chávez, en el cual es necesaria una prensa libre.

Además del acoso gubernamental que prevalece en la mayor parte de los países de América, Mantilla resaltó la oleada de violencia contra los periodistas y medios de comunicación que se registra en México, donde por quinta vez en este siglo se celebra una asamblea de la SIP.

"México es en este momento y por desgracia la nación con el mayor número de casos de violencia en todo el hemisferio occidental", apuntó el presidente de la SIP.

En el informe impreso de la SIP sobre México se consigna que de junio de 2012 a la fecha el Gobierno de este país registra 47 casos sobre agravios a comunicadores, algunos de ellos amenazados, otros muertos, desaparecidos o torturados.

"La violencia contra periodistas no ha disminuido, así como tampoco la impunidad y su vulnerabilidad, pese a los esfuerzos políticos en el último año del sexenio presidencial que concluyó (en diciembre de 2012)", dice el informe.

Señala que "existe el temor de que no sólo no se respeten esos avances, sino que exista 'borrón y cuenta nueva' de lo ya avanzado en este nuevo periodo" que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto.

En las conclusiones de la SIP sobresale que por primera vez en medio siglo, una residente cubana, Yoani Sánchez, participó con reflexiones sobre las condiciones de la libertad de expresión y el periodismo que se ejerce en la nación antillana.

Al respecto, la organización reprodujo un agradecimiento de periodistas y blogueros independientes por su defensa de la libertad de expresión en el hemisferio, y en particular por el apoyo a su lucha para conseguir ese derecho en Cuba.

Finalmente, la Sociedad expresó su rechazo hacia cualquier intento de debilitar la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que pudiera producirse en la reunión de cancilleres del organismo del próximo 22 de marzo en Washington.