HISTÓRICO
Los $21.500 se quedarían cortos en el aumento del mínimo
Por CAMILA ARISTIZÁBAL ARANGO | Publicado el 05 de diciembre de 2012
Mientras dobla de manera habilidosa una hoja y la monta en el arreglo de flores en el que ha estado trabajando durante los últimos 20 minutos, don Darío Osorio echa cuentas en la cabeza, pero los números no le cuadran por ningún lado.

"Lo que nos va a subir el transporte, el arriendo, la canasta familiar, los servicios... todo eso da más de 20.000 pesos mensuales, entonces el salario mínimo lo suben, pero igual no alcanza", manifiesta este empleado de un local en la Placita de Flórez.

La Comisión de Concertación de Políticas Laborales y Salariales tuvo ayer la primera de las cinco reuniones para definir el incremento del salario mínimo para el año entrante, que hoy está en 566.700 pesos. En principio, se plantea un aumento del 3,8 por ciento, equivalente a 21.500 pesos.

Aunque don Darío comparte la sensación de la mayoría de empleados, de que el aumento del mínimo siempre se queda corto frente a lo que suben los gastos cada año, hay otros, como don Roberto Parra, quien dice que el incremento debería ser cero.

"Si lo suben mucho, entonces ya los empresarios no dan trabajo", señala este zapatero que, como independiente, se gana entre 12 mil y 15 mil pesos diarios, de los cuales 7.000 se le van en el arriendo. "La gente se acostumbra a ir pasando con lo que consigue".

El punto medio
Por su parte, Rodrigo Vergara, comerciante de la Plaza Minorista, propone que el salario mínimo sea fijado de acuerdo a la capacidad de las empresas. "Para las microempresas es muy complicado pagar salarios altos, sobre todo cuando están empezando, pero las más grandes, las multinacionales y los grupos empresariales, sí podrían pagar un salario mínimo más alto, de 700.000 pesos", advierte don Rodrigo.