HISTÓRICO
LOS “COMANDOS DEL AMOR”
  • LOS "COMANDOS DEL AMOR" |
    LOS "COMANDOS DEL AMOR" |
Por JUAN DAVID ESCOBAR VALENCIA | Publicado el 19 de mayo de 2013

"Señora Capuleto: ¡Hija mía, temprano, el jueves próximo te esperará en la iglesia de San Pedro el joven y gallardo conde Paris: ese día este noble caballero te hará feliz haciéndote su esposa…

Julieta: ¡Ay, por san Pedro y por su Santa Iglesia, no puedo ser una feliz esposa… ¿Por qué este apremio para desposarme con alguien que hasta ahora no me ha hablado de amor? Quiero que digas a mi padre que no quiero casarme todavía". Escena V, Acto III de "Romeo y Julieta".

"Las Leyes de Manu" es un antiguo texto que contiene parte de las reglas y códigos de conducta que regían a los individuos y a la sociedad india, entre ellas la existencia de cuatro castas que estarían sometidas a limitadas interacciones, como por ejemplo las posibilidades de matrimonio entre sus miembros: "Un Sudra (esclavo) no debe tener por mujer sino a una Sudra, un Vaisya (comerciante, ganadero, artesano) puede escoger en la clase servil y en la suya; un Chatrya (político, militar) en las dos clases mencionadas y en la suya propia; un Bracmán (sacerdote) en estas tres clases y en la clase sacerdotal"… "Para aquel cuyos labios están manchados por los de una Sudra, que está manchado por su aliento y que tiene en ella un hijo, la ley no establece ninguna expiación".

Cualquiera podría pensar que estos preceptos son aterradoras cosas del pasado, pero en India, un crisol donde la modernidad no reemplaza sino que coexiste con la cultura ancestral, algunas de estas cosas siguen manifestándose a pesar de que la Constitución del país lo prohíbe, pero siguen siendo realidades tan profundas que el Estado termina doblegado y utilizándolas como criterios de identificación de los distintos grupos que constituyen la sociedad india.

La historia de Romeo y Julieta casi palidece al lado de la que describe la periodista Anu Anand sobre Rajveer Singh, un jovencito indio que cuando tenía doce años quedó enamorado al ver por primera vez a Madhuri, su nueva vecina, una jovencita de catorce que también fue víctima de Cupido, o como se llame la versión india del peligroso gordito volador.

El camino a la escuela fue la autopista para enamorarse perdidamente con los años, al cabo de los cuales anunciaron a sus familias sus intenciones de casarse, creyendo que la familia de Rajveer, Thakurs (terratenientes), y la de Madhuri, Banias (comerciantes), olvidarían la supuesta incompatibilidad social que impedía esa unión.

Cuando los padres de Madhuri la enviaron a su pueblo de origen para casarla con alguien "conveniente", no al corazón sino a la tradición, el valiente Rajveer sin pensarlo mucho decidió solicitar los servicios de una especie de fuerzas especiales para enamorados denominada, los "Comandos del Amor", conformado hace más de diez años por empresarios y periodistas de edad que decidieron crear un ejército que defendiera a los enamorados de los extremistas hindúes y musulmanes. Luego de la fuga de Madhuri y del refugio ofrecido por los comandos, la joven pareja pudo casarse.

Un tiempo después, Rajveer fue apuñalado por cuatro hombres que Madhuri sospecha están vinculados con su familia, que no terminaron su tarea porque le creyeron muerto.

Pero a pesar de otro atentado a su casa, el amor es más fuerte, y Rajveer y su amada siguen juntos.