HISTÓRICO
LOS MARRANOS DE FIN DE AÑO
  • LOS MARRANOS DE FIN DE AÑO | CARLOS LOPERA PÉREZ
    LOS MARRANOS DE FIN DE AÑO | CARLOS LOPERA PÉREZ
Por CARLOS LOPERA PÉREZ | Publicado el 01 de enero de 2013

El 31 de diciembre, para despedir el año, nos reunimos en la Casa de Nariño, los miembros de la Unidad nacional. Queríamos celebrar nuestro logro más importante: Que los colombianos siguen creyendo que vamos muy bien.

El Presidente destapó una garrafa, y los ministros conductores de las "Locomotoras de la prosperidad" -varadas en el taller-, entregaron las llaves y se mandaron el primero, mientras en el patio chillaba el marrano, y en el firmamento destellaban las luces de colores de los 100 mil voladores, del ministro de Vivienda.

Angelino y Lucho Garzón, se abrazaban para celebrar que Santos no espera ningún resultado de su trabajo, y que pueden seguir aparentando ser de la izquierda, mientras reciben sueldo de la derecha.

Como los borrachos son los únicos que dicen la verdad, Roy, eficiente mesero, le servía tragos dobles a Santos, y sin pasante. Roy, demócrata consagrado, estaba listo por si el Presidente copetón desistía de la reelección, él se sacrificaría por la patria, reconciliándose con Vargas Lleras.

A Gina, le empacamos media lechona y la mandamos para la Alcaldía. Queríamos agradecerle a Petro, por mantener a los bogotanos tan aburridos, que no les quedaba ni tiempo, ni aliento para renegar de nosotros.

Faltando 5 para las 12, a los únicos dos colombianos que entendían la situación, el ministro de Hacienda y al Director del DANE, los sacaron a vacaciones, mientras Santos se comenzó a tragar una a una, las 12 uvas por sus "apoteósicos logros" económicos del 2012:

El Presidente, se mandó la primera uva, convencido de que $22.800, de aumento en el salario mínimo, es Prosperidad para la gente.

En noviembre de 2011 y noviembre de 2012, con 9,2%, el desempleo no cambió y fue casi igual al de 2010. Cómo no tragarse una uva, para celebrar que los colombianos no se preguntan cuántos puestos de trabajo destruyó Santos, cuando asegura que ha creado 2.5 millones de empleos.

Uno de los negociadores de las Farc le pasó a Santos una uva para celebrar que los exportadores no protestan mientras se quiebran, con un dólar cercano a los $1.750, con el que es imposible utilizar hacia afuera, los TLC firmados.

El ministro de Hacienda le pasó una uva a Santos y le informó que el impulso del gobierno anterior se agotaba, pues la economía solo creció 2,1% en el último trimestre, frente al 7,5% del mismo periodo del año anterior.

Mientras una a una las uvas de la "Prosperidad" pasaban por el esófago presidencial, un senador liberal, que poco sabe leer, prendía el helecho para el marrano, con un pedazo de papel del periódico Portafolio, en el que explican, que si midiéramos nuestra economía al estilo estadounidense, "obtendríamos un resultado muy distinto y alarmante, porque es el indicio del comienzo de una recesión".

Solo dos marranos estábamos preocupados esa noche.