HISTÓRICO
Los Nobel de la polémica
  • Los Nobel de la polémica | Mo Yan recibió el Nobel de literatura de manos del rey Carlos Gustavo. FOTO AP
    Los Nobel de la polémica | Mo Yan recibió el Nobel de literatura de manos del rey Carlos Gustavo. FOTO AP
Por JUAN DAVID MONTOYA | Publicado el 10 de diciembre de 2012

Resaltando las polémicas y los detalles de la pomposa ceremonia que año a año ofrece la casa real sueca, la prensa mundial registró la entrega de los Premios Nobel en Oslo y Estocolmo.

En la capital sueca, el rey Carlos Gustavo entregó ayer los galardones de literatura, física, química, medicina y economía. Entretanto, en Noruega, el Nobel de paz quedó en manos de los líderes de la Unión Europea.

En su discurso, Thorbjorn Jagland, presidente del comité que otorga el Nobel de paz, subrayó la importancia de la reconciliación franco-alemana tras las heridas que dejó la Segunda Guerra Mundial.

"La paz no se puede dar por hecha", advirtió, sin embargo, ante los veintiún jefes de Estado y de Gobierno que asistieron a la ceremonia, entre ellos el francés François Hollande y la alemana Angela Merkel.

La decisión del Parlamento Europeo de entregar el Nobel de paz a Europa ha causado ampolla entre quienes aún mantienen vívidas las desgarradoras imágenes de la guerra de Bosnia, conflicto bélico que desangró los Balcanes a mediados de los años 90.

Otros, que consideran el reconocimiento una cortina de humo en tiempos de crisis aguda, recuerdan escenas de violencia más recientes, como las que sacudieron recientemente a Grecia como consecuencia de la crisis económica, o la misma París, sitiada por ataques vandálicos en 2005.

La controversia también empañó la entrega de los premios de literatura y medicina. El médico chino Rongxiang Xu demandó por difamación y competencia desleal al Instituto Karolinska, encargado de decidir el ganador del galardón en el área de la medicina.

Reclama Xu que el avance premiado este año, la "reprogramación" de células maduras, ya había sido desarrollado por él en el año 1984.

Y en literatura, la prensa occidental le pasó cuenta de cobro al chino Mo Yan, fuertemente criticado por su cercanía con el gobierno chino. De acuerdo con la agencia EFE, el intelectual defendió la censura, asegurando que esta es tan necesaria como la seguridad en los aeropuertos n