HISTÓRICO
Los secretos de una sana sexualidad
  • Los secretos de una sana sexualidad
POR NATALIA OSPINA VÉLEZ | Publicado el 14 de diciembre de 2013

No debe haber espacio para el tabú. Los encuentros sexuales y por supuesto, sensuales, enriquecen el vínculo amoroso de las parejas siempre y cuando se logre de manera natural, espontánea, sin temores, lejos de la mojigatería y la mirada morbosa de algunos.

Satisfacción y placer son sensaciones a las que, en la vida íntima, ningún ser humano debe renunciar, pues hacen parte de su naturaleza. Un encuentro sexual puede ser una experiencia muy agradable siempre que se haga de manera inteligente y sin prejuicios.

Aquí algunos consejos para lograrlo.

un espacio para el auto conocimiento
Esperar a que el otro enseñe a conocer el propio cuerpo es un error en las parejas. El autoconocimiento es una labor individual si se quiere alcanzar la satisfacción. "Hay que conocerse, tocarse, descubrir cómo responde cada área del cuerpo", aconseja Flavia Dos Santos, sexóloga clínica.

Además de conocerse físicamente, hay que explorar sobre la sexualidad en sí misma: qué es, cómo funciona en el ser humano. "Hay personas que se preocupan más por saber de carros, de telenovelas, de cosas que no nos forman a nivel personal. El conocimiento de la sexualidad permite tener relaciones más satisfactorias, empodera el vínculo de la pareja, el desconocimiento lleva a problemas", explica Elizabeth Gutiérrez Flórez, vicepresidenta segunda de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual, Flasses.

comunicación es la regla de oro
Directas, reales y sin miedo, así deben ser las conversaciones entre las parejas, deben trascender más allá de lo erótico, de lo genital. Es errado callar los deseos sexuales, lo importante es comunicarlos y dedicar tiempo suficiente para hablar de ellos. "Hay que comunicar lo que nos gusta y lo que no, dónde nos gusta y para qué", sugiere Gutiérrez.

Al respecto un consejo más de Flavia: fundamental quitar las telarañas de la cabeza, "hay que hacer un aseo general y eliminar los preconceptos, los miedos, las sex culpas".

creatividad y entrega en el encuentro
Creatividad para no hacer del asunto sexual una costumbre, se necesita de ella para el cortejo, el erotismo y la sensualidad. "El principal órgano sexual no está en medio de las piernas sino en medio de las orejas y es el cerebro. Entre más inteligente sea una persona, será más creativa y por lo tanto, más erótica", apunta Gutiérrez.

Dejar de ser espectadores y entregarse durante ese momento tan íntimo es otra clave para la satisfacción individual y del otro. "Hoy hay muchos espectadores del sexo, personas que de verdad no se entregan a la experiencia y se alejan mirando su desempeño propio y el del otro", indica Flavia.

seguridad más relajación, la mezcla ideal
Explorar sin temor y permitir que la mente actúe a favor del placer propio y de la pareja asegura una relación sexual exitosa. Es importante proyectar cada encuentro como el mejor. "La duda en el sexo es una porquería no permite que uno disfrute el momento, ni permite hacer de él algo rico", dice Flavia