HISTÓRICO
Maduro acusó a bacrim y paramilitares colombianos del caos en estado Táchira
  • FOTO AFP
    FOTO AFP
Efe | Publicado el 20 de febrero de 2014

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que decretará estado de excepción en Táchira fronteriza con Colombia de ser necesario, tras señalar que hay un plan de conspiración contra la estabilidad del país respaldado por el alcalde de San Cristóbal, capital de la entidad.

"Si tengo que decretar un estado de excepción, especial para el Táchira, estoy listo para crearlo y meter los tanques, las tropas, la aviación, meter toda la fuerza militar que haga falta", dijo Maduro en un acto que encabezó transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

El gobernante apuntó que está "dispuesto a todo por el Táchira" y que hay un "ataque fascista" respaldado por el alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, que supuestamente actúa en coordinación con paramilitares "y bandas criminales de Colombia".

"Nos quieren traer la violencia de narcotraficantes y paramilitares para acá (...) ya la han traído mejor dicho", señaló.

Asimismo, dijo a los dueños de medios de canales de televisión, radios y la prensa tachirense que tengan "cuidado" pues aseguró que sabe "en qué están" y pidió a la ministra de Comunicación, Delcy Rodríguez, sin dar más detalles "actuar de acuerdo a las órdenes y a los planes que se han impartido".

El comentario del presidente se produjo después de que el ministro venezolano de Interior, Miguel Rodríguez, asegurara desde San Cristóbal que en la ciudad existe "un verdadero toque de queda impuesto por el alcalde Daniel Ceballos y las bandas organizadas que se han adueñado de las calles" por la vía de la violencia.

El ministro aseguró que "se nota" que esas bandas "tienen un adiestramiento del vecino país, de Colombia, de grupos paramilitares".

"Hemos llegado aquí a extremos de violencia que señalan claramente una situación de subversión", indicó al tiempo que señaló que es muy claro para todo el país "que no se trata de una protesta estudiantil".

Las declaraciones del presidente y del ministro se producen tras varios jornadas de protestas en todo el país que en el estado Táchira ya tienen más de diez días.

Las manifestaciones en el país se han agudizado después de que el 12 de febrero una marcha terminó en violencia, protestas que al día de hoy ya han dejado seis muertos y decenas de heridos.