HISTÓRICO
Fuerza internacional necesita 950 millones de dólares para hacer frente a conflicto de Malí
Efe | Publicado el 25 de febrero de 2013

La Misión Internacional de Apoyo a Malí liderada por África (Afismas) estima que necesita 950 millones de dólares para hacer frente a "una guerra de desgaste", según dijo este lunes el ministro marfileño de Asuntos Exteriores, Charles Koffi Diby.

El anuncio de Diby se produjo durante la inauguración este lunes de una reunión extraordinaria del Consejo de Paz y Seguridad de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao) celebrada este lunes en Abiyán.

El número efectivos que formarán Afisma en un principio iban a ser de 3.300, pero al intensificarse los enfrentamientos en el norte de Malí se aumentaron a 8.000, hecho que justifica el aumento del coste de la intervención militar, que anteriormente se estimó en 450 millones de dólares, dijo el jefe de la diplomacia marfileña.

Diby resaltó que 6.000 de los efectivos proceden de África occidental y 2.000 de Chad, país de África central, los cuales deberán tomar el relevo de los soldados franceses desplegados en Mali desde el 11 de enero con la misión de liberar el norte del país, ocupado desde abril pasado por los rebeldes yihadistas.

"La contribución de las Naciones Unidas y de la comunidad internacional será imprescindible para movilizar dichos fondos en beneficio de la Afisma", dijo por su parte el presidente de la comisión de la CEDEAO, Kadre Ouedroago.

Ouadroago insistió en la necesidad de aumentar los recursos financieros y de asegurar que los Estados Unidos se encarga de las operaciones.

A dicha reunión asistieron los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembro de la Cedeao y precede a la que está prevista para el próximo miércoles y jueves en Yamusukro para evaluar la crisis maliense y la situación de la seguridad en la región.

La agenda de la cumbre prevé también examinar las cuestiones relacionadas al funcionamiento de las instituciones de la Cedeao, entre ellas la probable renovación, durante un año más, del mandato del presidente de turno, el jefe de Estado marfileño, Alassane Ouattara.