HISTÓRICO
Medellín no tiene problemas de recolección, pero sí de disposición
Por JUAN GUILLERMO DUQUE A. | Publicado el 22 de diciembre de 2012
Mientras en Bogotá el tema de las basuras pasa por dificultades con el inicio del nuevo modelo público de recolección de residuos sólidos, bajo una cultura de reducción de basura y separación en la fuente, en Medellín, la preocupación es por la disposición para alargar la vida útil de los rellenos y generar el menor impacto ambiental.

Empresas Varias de Medellín (EVM) tiene una cobertura de casi el 100 por ciento del territorio en la recolección de basuras, con 94 vehículos recorriendo 15.000 kilómetros en dos turnos, con dos rutas a la semana en las zonas residenciales y dos y tres diarias en algunas zonas comerciales. Incluso, tiene contratos con 34 Juntas de Acción Comunal para que bajen las basuras hasta donde los vehículos no llegan.

Lo más inmediato es resolver la licencia ambiental de un nuevo sitio (vaso) en el relleno sanitario La Pradera, por parte de Corantioquia, en vista de que el vaso de La Música en el que hoy se hace la disposición está a 18 meses de llegar al tope de su vida útil, con las 1.450 toneladas que se disponen al día procedentes de 21 municipios.

"Se espera, en mes y medio tener lista la información adicional que requirió Corantioquia y operarlo en 2014", indicó Liliana Montoya, subdirectora de Disposición Final de EVM.

Agregó que una vez se dé la licencia, el vaso requiere de entre 8 y 10 meses para su adecuación y con los trabajos de optimización para que el rendimiento del vaso de la Música sea mayor se tendría un margen importante en 2013 para seguir operándolo e ir adecuando el de Altair, cuya vida útil está estimada en unos 15 años.

Pero la idea es alargar la vida del relleno lo más posible, por las dificultades que se tienen para los licenciamientos y para encontrar quién quiera un vecino como este, a pesar del manejo ambiental que se tiene y que es ejemplo en el país, según el gerente de EVM, Javier Ignacio Hurtado.

"La apuesta es generar energía a partir de los residuos. No sabemos todavía qué rentabilidad económica va a arrojar, pero sí en términos de sostenibilidad", afirmó.

Agregó que el tema de las basuras, más allá de lo que representa en términos de rentabilidad económica, que aunque genera utilidades, es también de inclusión de recicladores, de cómo se genera energía y cómo se hace un manejo distinto de los residuos y brindando un servicio de calidad, diferente a lo que persiguen los privados.

Para Hurtado, este año el comportamiento financiero de la empresa fue excelente con un ebitda del 20 por ciento, lo que puede ser atractivo para Empresas Públicas de Medellín, interesada en el negocio.

Según el último informe de Medellín Cómo Vamos sobre manejo de los residuos sólidos, la ciudad registra alta cobertura en recolección. 98 por ciento es el porcentaje de basuras recolectadas y dispuestas frente a lo generado. Agregó que hay mejoría en cuanto a residuos generados que son aprovechados.