HISTÓRICO
Medellín pierde camas para la atención de partos
Por JUAN GUILLERMO DUQUE | Publicado el 01 de febrero de 2013
Las bajas tarifas del plan de beneficios del sistema de seguridad social, la cartera de los prestadores de servicios de salud con las EPS y las exigentes normas del proceso de habilitación, están generando el cierre de unidades de obstetricia, pediatría y neonatos en Medellín.

La situación, de acuerdo con Juan Guillermo Londoño, del centro Nacer de salud sexual y reproductiva de la Universidad de Antioquia, se agrava y congestiona la red de atención. Otro efecto es el traslado de pacientes a Caldas o Copacabana.

"Hay cierre sistemático de camas de neonatos y obstetricia. El problema se extiende al país. Se denunció al Ministerio, pero no ocurre nada", expresó.

Cada prestación de alguno de estos servicios arroja pérdidas por 160.000 pesos. "Son especialidades básicas, que atienden población vulnerable, pero está primando el concepto de mercado", agregó Londoño.

Según la Sociedad de Pediatría, en el país se han cerrado unas 400 camas de neonatos, desde 2012. "A cambio, los hospitales dedican esos espacios a servicios de alta complejidad, por rentables".

En Antioquia no hay cifras concretas, solo indicios, "Se refleja en el número de maternas que son remitidas de Medellín a Bello, Caldas y Rionegro", según el director de Nacer, Joaquín Guillermo Gómez.

Los que no tienen esta posibilidad se han unido para exigirle al Ministerio de Salud que mejore el pago por capitación para los pacientes obstétricos.

El director de Calidad y Prestación de Servicios de la Secretaría de Salud de Antioquia, Héctor Restrepo, ratificó el diagnóstico, pero no tiene cuantificadas las camas cerradas. "Hay un problema complejo de mortalidad materna y prenatal, precisamente por los servicios que están siendo cerrados".

Sobre el rigor en el control, que por ejemplo afecta la habilitación de una unidad de neonatos en el hospital Manuel Uribe Ángel (Envigado), Restrepo indicó que son funciones que se deben cumplir por ley. "Somos exigentes, está de por medio la vida".

El director de la IPS Universitaria, Jaime Poveda, expresó que la unidad de obstetricia y atención neonatal fue cerrada hace 18 meses porque no había pacientes, debido a que la antigua población del Seguro Social no tiene embarazos ni hijos.

Gabriel Guarín, secretario de Salud de Medellín, ratificó que sí hay un desestímulo de algunos privados que los llevó a estimar el cierre de unidades, pero que también hace seis meses se conformó una red materno-infantil para buscarle salida económica y mejorar la calidad.

"Independiente de la libre prestación de servicios de los privados, la ley obliga al Estado a la atención de niños y maternas", dijo Guarín. El hospital infantil Concejo de Medellín y Metrosalud están en capacidad de atender el parto que llegue.

Según Guarín, ha habido traslados de pacientes a otros municipios, pero en momentos de congestión.