HISTÓRICO
Medellín tendrá cajero de lingotes de oro y plata
  • Con la entrega de lingotes de plata se exhibe en la Feria Minera, en Plaza Mayor, el cajero de metales preciosos. FOTO Cortesía
    Con la entrega de lingotes de plata se exhibe en la Feria Minera, en Plaza Mayor, el cajero de metales preciosos. FOTO Cortesía
POR FERNEY ARIAS JIMÉNEZ | Publicado el 26 de septiembre de 2013

El primer cajero de lingotes y monedas de oro y plata de América Latina operará en Medellín, según informó la tienda de valores Banoro, que exhibe la máquina en la Novena Feria Internacional Minera 2013, que se realiza en Plaza Mayor.

Mario Andrés Grisales Colorado, vocero de Banoro, explicó que el cajero recibirá efectivo y tarjetas débito y crédito para la compra de los metales preciosos y es similar a los que operan desde hace algún tiempo en España, Emiratos Árabes y China.

El aparato ofrecerá lingotes de oro y plata con pesos que oscilarán entre 0,5 gramos y 31,1 gramos (onza troy), con valores que están en el rango de 100.000 pesos como mínimo a 3,3 millones de pesos como máximo, aunque la operación se ajustará al precio internacional que tenga el oro en el momento de hacer el pedido, pues ese valor se actualiza cada 60 segundos.

Según Grisales, antes de atreverse a instalar este tipo de artefacto la empresa hizo una investigación de mercado y de disponibilidad de público y asegura que hay personas interesadas en adquirir oro o plata para regalar o a modo de inversión.

"Para esto tenemos identificados dos tipos de públicos, uno de tope mínimo que, en vez de regalar una cadena o un anillo, ve en el lingote una novedad, y otros de alta denominación o inversionistas sin grandes montos de recursos, pero sí con lo suficiente para acumular oro", explica.

Otro aspecto que hace pensar a los dueños de Banoro en el éxito del cajero es la acogida que en nueve meses de operación tiene la tienda de valores ubicada en el centro de Medellín, aunque reconocen que falta cultura, pues todavía se ve el oro como un bien suntuoso y también hay temores por la inseguridad.

"Así como hay quienes van a un almacén y compran un iphone de última generación por dos millones de pesos y salen sin preocupaciones, del mismo modo creemos que puede ocurrir con quien compra un lingote de oro o plata", expresó Grisales.

Por el momento Banoro estima que el cajero de oro y plata se pondrá en operación en tres o cuatro meses en un centro comercial de la ciudad y para ello avanza en algunos contactos y se busca extender la operación a Bogotá.

Controles de seguridad

Por tratarse de una transacción legal, al finalizar la compra del lingote de oro se genera una factura que discrimina los impuestos (IVA, el tributo de industrialización y el valor final), porque la idea es que el esquema esté en sintonía con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) y no se evada la responsabilidad de tributación por parte de los usuarios del cajero de metales preciosos.

También hay un lector de código de barras que sirve, en el caso de los montos de compras más altas, evitar el lavado de activos al solicitar al cliente que pase la cédula de ciudadanía o el pasaporte.

El portafolio de Banoro se complementa con la línea de joyería que involucra piezas en oro, plata y acero, con lo que el potencial de mercado abarca del estrato dos, es decir a quienes pueden acceder a un artículo de acero de 7.000 pesos, hasta un cliente de estrato seis que puede adquirir un lingote de una onza troy.

Adicionalmente, la empresa ofrece la posibilidad de compra de productos de metales preciosos, para garantizarle al vendedor que recibirá un precio justo y a valores del día.