HISTÓRICO
Medellín tuvo un feliz comienzo y triste final
Jaime Herrera Correa | Publicado el 10 de marzo de 2013

Independiente Medellín tuvo un comienzo feliz y un triste final en el estadio Palogrande de Manizales, porque arrancó ganando y terminó perdiendo 2-1, a los 93 minutos del compromiso.

El buen planteamiento del inicio, con salidas rápidas, manejo de balón (en una acción hizo 16 toques) y generación de fútbol de mitad de cancha hacia arriba lo alcanzaron a ilusionar cuando Giovanni Hernández abrió el marcador desde los doce pasos, luego de un penalti que le cometieron a Diego Herner.

Sin embargo, las desconcentraciones de la defensa, la deficiente puntería de Marco Pérez, Efraín Viáfara y Cléider Alzate y las ganas del rival hicieron que el equipo antioqueño regresara sin nada.

Dos cabezazos, el primero de Sergio Romero (44’) y el segundo de Edwards Jiménez (93’), acabaron con las intenciones de los escarlatas y les dieron en la agonía tres puntos a los albos que fueron menos en llegadas pero terminaron siendo más en definición.

“Ya es hora de hablar menos y empezar a actuar, porque no podemos seguir perdiendo partidos por desatenciones”, dijo al final impotente el portero Leandro Castellanos al ver cómo Medellín se sume en la crisis con 4 puntos de 18 disputados en la Liga.