HISTÓRICO
Fiesta roja por victoria del DIM 1-0 frente a Nacional
  • Fiesta roja por victoria del DIM 1-0 frente a Nacional | Clásico de varios matices: emocional y de hinchadas. El Atanasio vivió la fiesta del clásico 270 y los del Medellín terminaron celebrando. FOTO HERNÁN VANEGAS Y MANUEL SALDARRIAGA.
    Fiesta roja por victoria del DIM 1-0 frente a Nacional | Clásico de varios matices: emocional y de hinchadas. El Atanasio vivió la fiesta del clásico 270 y los del Medellín terminaron celebrando. FOTO HERNÁN VANEGAS Y MANUEL SALDARRIAGA.
POR JOSÉ FERNANDO SERNA OSORIO | Publicado el 25 de marzo de 2012

El plato futbolero estaba servido desde muy temprano. En los alrededores del estadio se empezó a vivir el clásico paisa con las camisetas rojas y verdes que de a poco empezaron a teñir las calles cercanas del Atanasio y los barrios de la ciudad.

Dentro del estadio y cuando a penas los equipos se alistaban para saltar a la cancha la fiesta se hizo con la voz de lo hinchas, ya que una determinación de la Administracióin Municipal no permitió el ingreso de los elementos que normalmente hacen el espectáculo.

Los equipos saltaron a la cancha y las dos hinchadas elevaron sus plegarias al altísimo: los del rojo para que Medellín siguiera por la racha del triunfo y los del verde que buscan recomponer el juego que demostraron en las primeras fechas.

El Poderoso, que jugaba de local, salió con una pinta particular, un poncho, traje típico de la región. Medellín se ubicó en el terreno del sector norte y Nacional en el sur.

Las emociones del encuentro iniciaron con un Medellín animado hacia el frente de ataque.

Jonathan Estrada y Santiago Tréllez fueron los que en los primeros minutos buscaron el arco verde, defendido por Gastón Pezzuti.

El primero grito de gol que se ahogó fue luego de un mano a mano que Luis Fernando Mosquera tuvo con Bréiner Castillo que no supo resolver el jugador verde. Manos a la cabeza de parte de la hinchada que vio como increíblemente el jugador de la camiseta 11 desechaba esa opción.

Los primeros 10 minutos del encuentro fueron de mucha entrega en el medio del campo. Sin embargo, los hombres de las ideas no aparecían, solo pelotazos esporádicos que le daban vida a nuevas opciones de peligro, una de ellas llegó nuevamente para Nacional en los pies de Carlos Rentería a los 13 minutos que no pudo definir ante Castillo. Ricardo Calle, el lateral rojo, llegó a tiempo para evitar el peligro.

El DIM logró reaccionar y a los 20 minutos por medio de Yorleys Mena que llegó con peligro por la zona izquierda, cruzó un balón que pudo enviar al tiro de esquina la zaga verdolaga. Peligro que levantó a la tribuna y aceleró los corazones de los hinchas.

El agua se vino sobre la noche del clásico y con ellas empezaron a aparecer las acciones en arco y arco. Al mejor estilo de las grandes batallas futboleras que se han dado sobre el gramado del Atanasio, el juego se tornó de ida y vuelta, durante algunos minutos, pero sin opciones de peligro. La zona derecha verde, la de Elkin Calle, fue el flanco más vulnerado y esa misma zona del rojo sirvió de autopista para que Farid Díaz se proyectara al ataque. En 30 minutos de juego las acciones dentro del campo rompían con la fría noche medellinense.

Pese a que se generaban ataques, pero sin mayor profundidad, apareció Macnelly Torres y habilitó a Diego Álvarez que por poco vence al guardameta rojo. Definió abajo al palo izquierdo y bien por Brecas que supo contener el ataque.

Había que verlo para creerlo. El agua le mojó la pólvora a los delanteros de Nacional que no podían romper el cerrojo del Medellín. A los 39 minutos fue Luis Fernando Mosquera quien ramató al arco, Bréiner soltó y Rentería solo lo tiro contra la humanidad del cancerbero que hasta ese momento era figura.

Fue el zurdo del rojo, Jonathan Estrada quien a los 42 minutos con un zapatazo magistral de tiro libre puso la alegría para Medellín. Golazo que prendió la fiesta en la gradería para la hinchada del Poderoso. Nacional generó las mayores acciones de peligro durante el primer tiempo, pero no las aprovechó. Caso contrario pasó con el DIM quien fue letal con el crac de la camisa 10.

Así se fueron a los camerinos los equipos. Santiago Escobar y una preocupación grande para revertir el resultado y Hernán Bolillo Gómez con la tranquilidad de un buen comportamiento de su equipo en todas las líneas.

Segundo tiempo
Los primeros minutos de la etapa complementaria notaron el ideal de Nacional por buscar la igualdad. Mosquera con sus tradicionales cambios de ritmo fue el hombre que intentó el desequilibrio. La paciencia de los hinchas verdes se estaba perdiendo con el correr de los minutos.

El clásico aumentó en emociones y el revulsivo de este Nacional salió desde el banco. El joven Juan Fernando Quintero le metió presión a la defensa del Medellín que intentó detenerlo. Sin embargo, Quintero hizo mover la defensa roja de un lado al otro.

Mientras los verdolagas atacaban de manera vehemente, Medellín esperaba con calma y apelaba a los contraataques.

La defensa de Medellín se volvió un fortín y de la mano de Davi Rancan se hizo una muralla invulnerable.

La noche se le vino encima a Nacional luego de que en el minuto 21 el juez central, Wílmar Roldán, le mostró el cartón rojo a Sebastián Pérez por agresión a Santiago Tréllez. Mazazo a la confianza verde que con diez tenía que revertir el 1-0.

En un festival del desperdicio convirtieron los jugadores del verde el encuentro. Con llegadas por las bandas, de bola quieta y en jugadas individuales no resolvían. No obstante, Bréiner Castillo fue el culpable también de ahogar el grito.

Con los dientes apretados, el corazón en la mano y con el desespero propio del final del encuentro se fueron agotando los minutos. A los 43' William Arboleda sacó un remate y en una volada espectacular de Pezzuti salvó a Nacional del segundo.

Así se fundieron los últimos minutos y la parcial del rojo festejó a rabiar este segundo clásico ganado en menos de 15 días. Nacional quedó con la preocupación de seguir sin mostrar fútbol ni resultados y con la hinchada que no aguanta más tropiezos en la Liga Postobón.

Alegría roja y efusividad en sus hinchas. Tristeza verde y desazón en los seguidores de Atlético Nacional que no entienden lo que sucede con el equipo de Sachi que se ha visto afectado por una serie de lesiones entre ellas la de su figura Dorlan Pabón.