HISTÓRICO
Metroplús sí, pero no a cualquier costo
EL COLOMBIANO | Publicado el 05 de agosto de 2009
Tiene más reversa un avión, como se dice coloquialmente, y hoy es preciso repetir y ratificar que la necesidad de contar con un sistema masivo de transporte no puede seguir siendo un tema de cálculo político y, por ende, al vaivén de los intereses particulares de quienes no han podido entender que el tema de movilidad de una región conurbada, como es el área metropolitana, es un asunto de interés general.

Más claro aún: no puede hacerse un sistema articulado como metroplús a costa del metro. Ya es hora de aprender de los errores del pasado para evitar que los entuertos de planeación y de ejecución de metroplús terminen por descarrilar el buen rumbo que durante los últimos años ha tenido el metro y se ponga en riesgo su viabilidad financiera, que tanto nos ha costado a los antioqueños consolidar.

La decisión del Metro de considerar la conveniencia o no de asumir la operación de metroplús no es una pataleta del gerente Ramiro Márquez, sino una posición valiente y sustentada, sin cálculos políticos, pensando en el bien común y arriesgando, incluso, su permanencia en el cargo. La ciudad y el Departamento, incluyendo por supuesto al gremio transportador y a los usuarios, deben, de una vez por todas, conseguir un acuerdo gana-gana, en el que todos estén dispuestos a ceder posiciones y enderezar el rumbo de un sistema que como metroplús nació torcido, pues ahora estamos pagando muy caro la falta de planeación y de diseños desde el origen del proyecto.

¡Cómo extrañamos hoy a esos visionarios de los años 50 que pudieron visualizar ese corredor estratégico por donde se construyó el metro, pese a lo complicado de la topografía del Valle de Aburrá! ¡Qué importante sería que los ministros de Transporte y de Hacienda, el Gobernador, el Alcalde de Medellín, y cada uno de los mandatarios del área metropolitana comprometidos con metroplús, se dieran el lapo político y presupuestal para sacar al Sistema Masivo de Transporte y, de paso a la región, del rezago y la incompetencia en que hoy nos tienen la movilidad y la contaminación, entre otros muchos problemas!

Mientras sigamos de taco en taco, entre la improvisación y la politiquería, las presiones y la falta de carácter, la región seguirá llenándose de vehículos particulares, de motociclistas, de buses viejos y contaminantes y, sobre todo, de muertos y heridos sobre las vías.

Como amigos de la concertación que somos, la mesa de trabajo que se acaba de conformar para definir si el Metro podrá operar o no el sistema metroplús, tiene que actuar con prontitud y seriedad, pues los atrasos en que está el proyecto de rutas alimentadoras no sólo atenta contra el futuro de la región, sino que ya lo está haciendo con el metro.