HISTÓRICO
Ministerio del transporte busca agilizar chatarrización vehicular
Colprensa | Publicado el 01 de abril de 2012

Uno de los objetivos del Gobierno es lograr la chatarrización de cerca de 5.000 vehículos al año. Para alcanzar este objetivo, el Ministerio de Transporte está llevando a cabo ajustes que permitan agilizar el proceso de la matrícula de nuevos camiones.

Varios gremios del sector, entre esos Colfecar y la Asociación de Transportadores de Carga (ATC) han denunciado palos en la rueda en el proceso de chatarrización de camiones, situación de la cual es consciente el viceministro de Transporte, Felipe Targa.

El funcionario aseguró que se están buscando mecanismos para que haya un proceso transparente y acorde con la política pública para renovar el parque automotor, en el cual un tercio de la flota de transporte de carga por carretera está envejecida. Hace unas semanas, Targa dijo a El Colombiano que se está buscando acelerar la desintegración vehicular en la reforma tributaria.

La propuesta que el Ministerio de Transporte pasó a la cartera de Hacienda busca estimular a cerca de 85.000 propietarios de camiones viejos para que se acojan al programa. También buscaría "exenciones para quienes no han pagado el impuesto unificado de vehículo durante varios años, para camiones de más de 20 o 25 años de servicio, con el fin de ofrecerles un incentivo para que los desintegren y también estamos estudiando la posibilidad de reducir el IVA para la venta de vehículos, siempre y cuando se demuestre la desintegración de los camiones viejos", dijo el funcionario.

Las demoras también se presentan en la matrícula de camiones nuevos. Targa explicó que el proceso de estudio y emisión de la certificación de aprobación de la caución para la matrícula de un vehículo puede durar 15 días.

Dijo además que en este frente también se están trabajando mecanismos como la adopción de un plan de choque para atender en el menor tiempo las solicitudes represadas y que haga más expedito el proceso. Otro de los ajustes en el que se piensa es la creación de un fondo que recaude recursos provenientes de las pólizas para la compra de vehículos y su desintegración, en el que se buscaría que se administrara por encargo fiduciario.