HISTÓRICO
MÍRATE EN TI MISMO
Por GONZALO GALLO | Publicado el 03 de abril de 2013
Necesitas conocerte sin subterfugios, porque donde pones tu identidad, pones tu felicidad o tu desdicha.

No sigas el camino oscuro de los que desconocen su verdadero Yo, su Yo sagrado, su verdadera identidad.

Lo que realmente eres no tiene que ver con lo que posees, lo que aparentas o lo que te llena de orgullo.

Seducidos por lo material es fácil olvidar nuestra esencia espiritual y que somos parte de Dios.

Pero también puedes anestesiarte con lo espiritual y desligarte de la vida buscando una cómoda iluminación.

La verdad es que sólo a través de los demás nos conocemos y podemos perfeccionarnos.

Las cualidades y defectos que vemos en los otros reflejan nuestras luces y nuestras sombras.

Mírate como un hijo de Dios, mira a todos como hermanos y crea tu destino centrado en el amor.

Allí está tu identidad.