HISTÓRICO
Muere en combates presunto secuestrador de diputados del Valle
Por Juan Carlos Monroy | Publicado el 27 de abril de 2013

El cuarto cabecilla de la columna móvil Miller Perdomo de las Farc, quien tenía en su prontuario criminal la participación en el secuestro y posterior asesinato de los 11 diputados de la Asamblea del Valle, murió en combate con las tropas en Cauca.

Según el Ejército, alias “Diomer” fue “dado de baja” en desarrollo de operaciones militares en zona rural del municipio de Suarez, cuando tropas de la Brigada Móvil 17 se enfrentaron por varias horas a un grupo de guerrilleros.

Las fuentes militares indicaron que el jefe insurgente militaba desde hace 15 años en la guerrilla y lo acusan de participar en actos delictivos como la incineración de tracto camiones y vehículos. También lo señalaban de actuar en el ataque a la base militar La Salvajina en el mes de junio del 2012.

Además de la muerte del cabecilla, el enfrentamiento dejó como resultado la incautación de dos fusiles, una pistola prieto beretta, 839 cartuchos de diferentes calibres, tres granadas de mano, cinco ramplas para lanzamiento de cilindros, proveedores para fusil, dos radios de comunicaciones, una camioneta y dos motocicletas, informó la fuerza de Tarea Conjunta Apolo, que combate a las estructuras de la guerrilla en Cauca y Valle de Cauca, entre estas el frente sexto frente y varias columnas móviles.

Secuestro y crimen múltiple
Las Farc secuestraron el 11 de abril de 2002 a 12 diputados del Valle, entre quienes se encontraba Sigifredo López y a quienes engañaron haciéndoles pensar que eran evacuados por una amenaza. Tras identificarse como subversivos, los guerrilleros los internaron en un sector montañoso.

Los corporados fueron asesinados en cautiverio, noticia que se conoció el 18 junio de 2008. Las Farc argumentaron que fueron atacados por las tropas en el campamento donde los tenían. No obstante, las autoridades desmintieron y con base en comunicaciones interceptadas y confesión de desmovilizados confirmaron que fueron asesinados cuando un frente insurgente se aproximó a la zona y, al ser confundidos, se presentó un combate entre guerrilleros.

Los cuerpos fueron exhumados por la Cruz Roja Internacional en una fosa común en el cañón del río Patía, entre los municipios de Cumbitara y Policarpa, en el departamento de Nariño.

Una investigación del CTI de la Fiscalía determinó que los diputados no murieron en medio de combates con el Ejército y que ellos recibieron 95 heridas por arma de fuego. El 66 por ciento de estas lesiones las recibieron por la espalda y en estado de indefensión. Además, los victimarios estaban ubicados a menos de tres metros.

Sigifredo López fue el único sobreviviente y fue liberado el 5 de febrero de 2009. El político fue entregado por las Farc a la exsenadora Piedad Córdoba y a una tripulación del Gobierno del Brasil y el Comité de la Cruz Roja Internacional en tierras del Cauca.