HISTÓRICO
Mujer colombiana lucha por recuperar a su hija de tres años, retenida en México
  • Cortesía
    Cortesía
Catalina Hernández Osorio | Publicado el 16 de enero de 2013

Natalia González es madre de una pequeña de tres años que se encuentra retenida en México por su padre, quien argumenta tener el amparo de la menor, otorgado por las autoridades mexicanas. La colombiana, de 32 años, pide angustiada apoyo jurídico para recuperar a su hija.
 
La historia comenzó hace cinco años, cuando Natalia contrajo matrimonio en México con un hombre oriundo de ese país. Tras un año de convivencia ella quedó embarazada, pero luego el nacimiento de su hija, la pareja se divorció y ella regresó a Colombia donde vivió hasta hace poco cuando comenzó su martirio.
 
“Yo traté de tener una relación amigable con el padre de mi hija, él venía en vacaciones a visitarla y, en diciembre, acepté viajar a México para que ella conociera a sus abuelos paternos. Todo iba muy bien hasta que, un día, él me quitó la niña argumentando tener un derecho de amparo en ese país”, relata Natalia a quien sus vacaciones de fin de año se le convirtieron en una pelea legal.
 
Luego de varias semanas de pujas jurídicas e intentos por demostrar el divorcio de la pareja y la custodia de la madre obtenida en Colombia, la audiencia fue aplazada. Ante el alargue del proceso, Natalia, modelo y exreina de belleza, teme por la seguridad y salud mental de su hija.
 
“La niña se encuentra en la casa de sus abuelos paternos, tengo permiso de verla tres horas al día, pero cuando la visito me graban, me toman fotos y hasta contrataron un hombre para que nos persiga y escuche todo lo que yo hablo con mi niña. Si voy a llevarla al baño no puedo cerrar la puerta. Es una persecución injusta que no logro comprender”, relata la mujer.
 
En Colombia se han sumado numerosas voces de apoyo a Natalia. En Twitter circulan etiquetas para dar a conocer la historia y en el blog de la Fundación Alas de Mariposa promueven la divulgación masiva del caso y se suman firmas de cibernautas que quieren ayudar. La misma fundación lidera un grupo en Facebook en el que se relata el hecho.
 
Desde el consulado de Colombia en México ya se le está brindando apoyo jurídico para demostrar que, efectivamente, la madre tiene la custodia. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar también se sumó al caso e informó que recibió una solicitud de la Cancillería para trabajar en el proceso, aunque por el momento no tienen detalles.
 
Por ahora, lo único que la mujer y su familia esperan es que pueda solucionarse el lío jurídico en México y el padre entregue a la menor para que regrese al país.
 
“Me he dado cuenta que en México hay casos similares al mío. Yo solicité que se le hiciera un peritaje psicológico al papá de mi niña, aunque aún no ha sido posible. Él tiene una obsesión con retenerla, así sea con mentiras y la única que sale perjudicada es ella. Solo tiene tres años”, concluyó la desesperada madre quien hizo circular una carta a la opinión pública donde relata los detalles de su viaje, con el fin de dar a conocer su historia (Ver archivo relacionado).