HISTÓRICO
Murió la niña que había sido herida por bala perdida en Medellín
Redacción elcolombiano.com | Publicado el 02 de enero de 2013

Una menor de once años, que había resultado herida con una bala perdida durante las celebraciones del fin de año, falleció en la noche del martes.

La niña, que recibió el disparo en el cráneo, había sido remitida al Hospital Infantil, donde los médicos le diagnosticaron muerte cerebral.

Los padres de la menor, que viven en Bogotá, habían decidido viajar a Medellín para disfrutar de las fiestas de fin de año, en el momento del trágico hecho se encontraban en un balcón, en un tercer piso del barrio Manrique.

El comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, brigadier general Yesid Vásquez Prada, aseguró que el lamentable hecho se debe a la "falta de cultura de la gente" que despide el año de esta manera.

El oficial aseguró que el responsable de estos hechos ya fue identificado y avanza el proceso de judicialización.

Sociedad pide que no se repitan estos hechos
La muerte de la niña, que será sepultada en Bogotá, generó repudio en la sociedad antioqueña y del país.

Al parecer, la historia se repite año tras año. En 2011, en la capital del país, la muerte de un niño de 9 años también estremeció al país. En esa ocasión los hechos se registraron en la madrugada del 25 de diciembre cuando el infante enseñaba su juguete nuevo a sus vecinos.

Hoy, otra vez, autoridades y sociedad civil claman por el respeto a la vida y por medidas que endurezcan el uso de las armas.

La senadora Gilma Jiménez fue precisamente una de las que más clamó por penas más duras para estos delitos. "Esto no puede seguir tratándose como una contravención menor. Hacemos un poco de leyes en el Congreso timoratas, llenas de falsos postulados filosóficos que es mejor prevenir, que no hay que castigar ... pero a los hampones hay que encerrarlos".

En diálogo con elcolombiano.com, la congresista afirmó que también es urgente restringir el uso de las armas. "Las armas tienen que estar controladas y en uso exclusivo de nuestras fuerzas armadas, no existe ningún argumento para justificar que la 'gente se arma para defenderse'".

Jiménez insistió que es prioritario endurecer las penas de los delitos contra los menores de edad. "Lo que no sirve de nada es lo que hemos hecho hasta ahora porque sí nos demuestran las cifras y no solo por balas perdidas, ¡cuántos niños quemados por la pólvora! ... La mejor forma de prevenir en un país como el nuestro es establecer las normas claras de convivencia y el que no las acepte hay que castigarlo como un hampón", puntualizó.

Más voces en contra
El alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, reiteró que el hecho de recibir el año con disparos al aire es repudiable. En su cuenta de Twitter aseguró: "lamentamos que este fin de año se haya visto empañado por la irresponsabilidad de algunos que todavía celebran con violencia".

Y añadió: "avanzaremos como sociedad cuando entendamos que la vida es un valor supremo y el respeto al otro es imprescindible para todos".

Mientras que para el director de la Policía Nacional, general José Roberto León Riaño, la trágica muerte de la niña es un acto de "indisciplina social" y reiteró que la investigación que permita la captura de los responsables es liderada por el comandante de la Policía Metropolitana, general Yesid Vásquez.

"A pesar de que ha habido un trabajo preventivo muy importante que logra reducir significativamente estos casos de balas perdidas frente a casos presentados al 2011, sin embargo, existen colombianos que tienen una indisciplina social que no acatan estas recomendaciones y obviamente tenemos este lamentable desenlace".

Entre tanto, el director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Diego Molano, comentó en Twitter: "comenzamos el 2013 con la trágica muerte de una campeona de 11 años en Medellín a causa de una bala perdida. Intolerable y repudiable".

A los 20 millones de pesos de recompensa anunciados por la Policía a quienes den información que ayude en la ubicación del responsable del doloroso hecho, se sumaron otros 20 por parte de la Alcaldía de Medellín.