HISTÓRICO
NAL: amores y desamores
  • NAL: amores y desamores | FOTO ARCHIVO
    NAL: amores y desamores | FOTO ARCHIVO
Por JOHN ERIC GÓMEZ MARÍN | Publicado el 04 de mayo de 2013

Jugar bonito, ser eficiente y ganar títulos. Qué lejos están hoy los equipos del fútbol colombiano de combinar los tres aspectos.

A través de la historia Atlético Nacional siempre intentó conjugar esas características y en la actualidad un sector de la hinchada extraña esa forma de expresarse en la cancha. Es la gran polémica que sostienen los aficionados verdes con el estilo del técnico Juan Carlos Osorio.

Para los que comparten sus métodos, lo importante es el resultado. "Si somos campeones nadie se va a acordar de cómo jugaba el equipo y todos van a aplaudir a Osorio", dice Carlos Zapata, hincha verde.

Otros, en cambio, que aún no se identifican con el hoy del elenco, como Felipe Muñoz, integrante de la barra Los Del Sur, señalan que ese no es el fútbol por el que se convirtieron en simpatizantes de Nacional.

Cuando se le pregunta a Osorio por el fútbol bonito sus argumentos son claros: "de jugar bonito en el mundo, el Barcelona, los demás equipos, incluyendo al Bayern Munich, juegan bien. Nosotros no somos la excepción. Hay pasajes en que controlamos el partido, en los que jugamos muy bien y otras veces sufrimos. Eso le pasa a cualquier equipo del mundo".

El método de Juan Carlos Osorio ha demostrado ser eficiente y trae a la memoria a extécnicos verdes como Reinaldo Merlo y Óscar Quintabani, también de buenos resultados, pero con equipos poco estéticos para la afición.

"El fútbol se ha nivelado y es mucho más atlético. El Arsenal inglés, por ejemplo, juega bonito y no gana títulos". Son otros de los argumentos que esgrime el actual entrenador verde, quien además, niega coartar la libertad de sus jugadores en la cancha.

"En el último tercio y dentro del área todo es válido, pero en el tercio defensivo y medio, mientras más sencillos sean los jugadores más eficiente es el juego", dice.

Nelson Gallego, que ha sido parte de los procesos de distintas selecciones Antioquia y también de los clubes de la región, cree que todavía es posible jugar bonito y ser eficientes, pero explica que en Colombia hay limitantes.

"Los jugadores del torneo colombiano de hoy en día no son tan buenos como ellos creen. Les falta fundamentación, profesionalismo y dedicación. Acá nos hizo mucho daño el buscar jugadores grandes y de talla. Sin talento es muy difícil jugar bonito".

Gerardo Moncada, que hizo parte del Nacional de la época de los 70, en la que dice que lo fundamental era el respeto por el balón y el cómo se jugaba, antes que los resultados, manifiesta que el fútbol lírico lo acabaron los técnicos de las escuelas de base.

"Ahora todo el mundo le enseña a los niños a tirar pases largos, a correr y tener físico. Han cortado la creatividad, mandan al jugador a que cumpla cierta labor y a ellos no se les pueden dar órdenes, hay que darle libertad para que repenticen y creen. Eso lo pierden cuando los regañan desde niños".