HISTÓRICO
NETANYAHU: CUANDO GANAR ES PERDER
EL COLOMBIANO | Publicado el 23 de enero de 2013
El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha sido reelegido en su cargo, pero su triunfo en las elecciones del pasado martes es agridulce.

Parodiando la frase del profesor Maturana, "perder es ganar un poco", con Netanyahu se aplica, pero al revés: Ganar algo es perder mucho. En efecto, el primer ministro ganó los comicios, pero perdió 11 escaños en el Parlamento, donde hasta antier era mayoría. Ahora tendrá que hacer coaliciones con otros grupos menos radicales que el Likud, lo que supone negociar temas fundamentales.

Netanyahu ha perdido poder, pero no influencia entre los países que lo apoyan en su ofensiva militar contra Irán, por ejemplo, como ocurre con Estados Unidos. Sin embargo, la fatiga de poder en Israel podría servir de excusa para afianzar más el diálogo, fundamental para resolver el conflicto con Palestina.