HISTÓRICO
Nicaragua asegura que el fallo de La Haya ya se empezó a aplicar
  • Nicaragua asegura que el fallo de La Haya ya se empezó a aplicar
Colprensa | Publicado el 15 de septiembre de 2013

Pese a que el presidente Juan Manuel Santos anunció esta semana que el fallo de La Haya es “inaplicable” mientras no se firme un tratado con Nicaragua, la realidad sobre el terreno, o sobre las aguas, mostraría un escenario muy distinto.

Funcionarios nicaragüenses y comunidades raizales en el archipiélago aseguraron que el fallo emitido el pasado 19 de noviembre por la Corte Internacional de Justicia, CIJ, se empezó a aplicar de inmediato y que Nicaragua se asentó en esos 75.000 kilómetros cuadrados sobre los cuales Colombia venía ejerciendo soberanía en el Caribe.

Prueba de ello, aseguran desde Managua, es que se abrieron licitaciones para explotación de recursos en las aguas que les otorgó La Haya, se planea la construcción de un canal interoceánico, que las embarcaciones militares trascendieron a zonas a las que no habían llegado, e incluso, hasta se cambiaron los libros de geografía para este año escolar.

“Es que la soberanía no se ejerce solo con la presencia de las cañoneras (fragatas), sino que es una realidad reconocida por un tribunal internacional y ya la Corte confirmó que Nicaragua tiene el derecho soberano sobre esas aguas”, dijo a este diario Edén Pastora, conocido en la guerra sandinista como el ‘Comandante cero’ y cercano al presidente Daniel Ortega.

“Inmediatamente, después del fallo, las embarcaciones militares nicaragüenses penetraron las aguas que nos pertenecen y abrimos varias licitaciones como una forma de ejercer soberanía en los nuevos territorios que recuperamos en la CIJ; esas licitaciones están abiertas y empresas trasnacionales muy serias están invirtiendo cientos de millones de dólares en exploraciones”, aseguró Pastora.

Por su parte Edwin Castro, coordinador de la bancada sandinista en la Asamblea Nacional de Nicaragua, dijo no entender las palabras de Santos sobre la ‘aplicación del fallo’ porque “esas aguas son de Nicaragua; así lo decidió la CIJ y desde el primer día se aplicó el fallo y ejercemos plena soberanía en esa zona”.

“Estamos dispuestos a sentarnos a negociar un acuerdo para implementar el fallo, que es de ineludible cumplimiento. Pero no vamos a hablar de fronteras porque ya las delimitó la Corte”, dijo el diputado nicaragüense.

Los analistas en el país centroamericano han dicho que el acuerdo para la aplicación del fallo es más un formalismo que contribuye a calmar las aguas políticas en Colombia que a generar algún tipo de cambio en lo que ya falló la CIJ.

“Todo está como antes”
Pese a las razones que esgrimen los funcionarios nicaragüenses, en Colombia la Armada Nacional aseguró que las cosas hoy permanecen como en los últimos 85 años.

El contraalmirante Hernán Espejo, comandante del Comando Específico de San Andrés y Providencia, explicó que en el derecho internacional existe algo que se llama la libre navegación y está permitida a todos los buques del mundo, mientras no lo hagan en mar territorial de otro Estado.

“Cuando hablamos de mar territorial estamos hablando de doce millas alrededor de tierra y digamos que esa presencia puede estar ahí, pero no significa ningún avance ni ningún ceder, sino que es un derecho que tienen todos los países del mundo”, dijo el contraalmirante Espejo.

Agregó que el Meridiano 82 sigue siendo frontera para Colombia “porque las fronteras del país las determinan los tratados con otros estados y esos tratados de límites deben ser ratificados por el Congreso; por lo menos por el nuestro”.

“Tras el fallo nada ha cambiado en la zona. Solo que nosotros hacemos mayor presencia garantizando los derechos de los pescadores, pero en realidad alterar jurisdicción o fronteras, para nada. Nuestros pesqueros siguen saliendo a la zona tranquilamente porque la orden que recibimos del Presidente es garantizarles sus derechos y ellos no tienen que pedirle permiso a nadie para pescar en donde siempre lo han hecho”, indicó el Contraalmirante.

El senador Carlos Fernando Motoa, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, señaló, no obstante, que Nicaragua ejerce jurisdicción sobre la zona que le entregó La Haya.

“Están utilizando esa zona para la explotación pesquera; y si bien sus buques y el control militar no lo están ejerciendo tan cerca a la frontera con Colombia, sí están operando con autonomía”, indicó Motoa.

Así lo ratificó Carolina Stephens, de la Asociación de Pescadores Industriales de San Andrés, quien aseguró que la situación tras el fallo de La Haya ha cambiado mucho para los pescadores.

Aseguró que ahora hay una disputa más fuerte con las embarcaciones nicaragüenses, que en un principio hubo varios roces y ahora, “para evitar inconvenientes, nos hemos movido a otros lugares”.

Datos de las pesqueras industriales dan cuenta de que en una faena de dos meses obtenían hasta diez mil libras de pescado y mariscos y en la actualidad lo que están obteniendo son dos mil o tres mil libras.

“La Armada de Nicaragua hace sus rondas porque eso es de ellos; así nosotros no queramos enfrentar la realidad. A mí me alegra lo que dice el Presidente sobre el fallo, pero creo que hay que apretarse más los pantalones y pararse en la raya porque el mensaje es ambiguo y eso nos genera mucha más preocupación”, dice Stephens.

El internacionalista Vicente Torrijos ha interpretado el sentir de mucha gente en el archipiélago y dijo que Colombia debe dejar de ser tan legalista y hacer uso de la diplomacia dura. “más que hablar de la inaplicabilidad del fallo, hay que dejar claro que no acatamos un fallo lesivo para la integridad del territorio”.

Así las cosas, los años que puede tardar un acuerdo, que no le devolverá nada a Colombia, dicen los analistas que solo servirán para ir haciendo el el duelo.