HISTÓRICO
Alcaldía adoptó nuevas medidas de seguridad
Juan Guillermo Duque | Publicado el 25 de febrero de 2009

A partir de este jueves se prohíbe el parrillero hombre en moto y se restringe el horario de funcionamiento de los establecimientos públicos, excepto en algunas zonas declaradas turísticas de Medellín.

Estas son dos de las medidas más importantes tomadas por el alcalde de Medellín, Alonso Salazar Jaramillo, luego de un Consejo de Seguridad Extraordinario, convocado debido a algunos hechos de criminalidad que se han venido presentando en la ciudad.

Hechos que según Salazar tienen un telón de fondo no desconocido por nadie que se resume en la palabra: narcotráfico y las disputas que se generan alrededor de ese negocio y que se manifiestan en distintas territorialidades incluido el Valle de Aburrá y la ciudad de Medellín.

Enfatizó el alcalde que la prohibición del parrillero, será todo el tiempo y en toda la ciudad y que obedece a estadísticas que dan cuenta de cómo este vehículo y en esa modalidad se usa para el sicariato, para hurtos y fleteo.

La noche
Frente a la restricción a los establecimientos públicos, que deberán cerrar a la una de la mañana, se exceptúan los ubicados en La 70, Las Palmas, La 33, Zona Cero y Zona Rosa de El Poblado, aclaró el alcalde Salazar que siempre ha sido amigo de que la noche funcione y de que esos establecimientos tengan una economía para la ciudad, pero siempre y cuando haya una corresponsabilidad social.

“Es decir que si la ciudad en su conjunto no está preparada para disfrutar y usar la noche y tenemos estas manifestaciones tan dramáticas, tendremos que ser más restrictivos y evaluaremos y de ser el caso se incrementarán las medidas”, dijo el burgomaestre.

También dejó abierta la posibilidad, mientras se hace un estudio, de que en algunas zonas de la ciudad se pueda implementar el toque de queda para menores.

Más seguridad
Igualmente se le pidió a la IV Brigada que a través del Batallón Pedro Nel Ospina y otras fuerzas de la Brigada intensifique la presencia en algunas zonas de la capital antioqueña, en un plan coordinado con la Policía Metropolitana para realizar operaciones conjuntas en zonas periféricas para detener movimientos de grupos, poner filtros a corredores que se utilizan en estos enfrentamientos y en general para controlar los fenómenos de la criminalidad.

Según el comandante de la Policía Metropolitana, brigadier General Dagoberto García, ya se tienen siete zonas georeferenciadas en las cuales se presentan gran parte de los hechos criminales y en donde ya se adelantan operativos: La Sierra, Berling, Moravia, Raudal (Centro), La Capilla, El Salado y Pedregal.

Además insistió en que se deben unificar los esfuerzos de los distintos niveles del Estado: nacional, regional y municipal, para continuar en la lucha con la criminalidad, y que del nivel nacional se adopten una serie de decisiones, hechos, manifestaciones y compromisos, que han hecho en el pasado, pero que no se han cumplido como el aumento del pie de fuerza, de la Policía Judicial y en general para mejorar las condiciones logísticas de operación de los organismos regionales.

“El Municipio de Medellín se siente con profunda autoridad para hacer estas exigencias. porque somos unas autoridades muy comprometidas con el tema y porque aportamos recursos muy importantes al tema de seguridad, que ascienden hasta los 80.000 millones de pesos”, afirmó Salazar.

Cifras no miente
De acuerdo con el secretario de Gobierno municipal, Jesús María Ramírez, los homicidios en la ciudad se vienen incrementando desde el año pasado. La meta, señaló el funcionario, es disminuirlos en 2009. Estadísticas reflejan que en 2008 se cometieron 183 asesinatos en moto y en lo que va de este año presenta un crecimiento del 19 por ciento.

Por ello, precisó Ramírez, se tomó la decisión de restringir los parrilleros hombres.