HISTÓRICO
No más relajo y que se venga el fútbol
Santiago Hernández Henao | Publicado el 13 de enero de 2009
En norte había como unas cien, en Oriental no eran menos de 40. Sobre las líneas unos 20 curiosos. El hincha de Medellín quiere fútbol, así sea amistoso.

Ayer, en la cancha de la Coltabaco, Medellín volvió al fútbol. Su rival, la selección mayor de Panamá, fue tan fuerte que el marcador no se movió de los ceros y dejó a más de uno raspado y con la lengua afuera.

"Es bueno moverse de nuevo. Tener un equipo que te exija como el panameño que corre todas", anota Luis Carlos Arias, uno de los nuevos rojos, tras firmar ayer su contrato por un año.

Afuera, sobre la reja que divide la calle de la cancha, un centenar de hinchas, hasta con trapos (una bandera de la Rexixtexia Norte de un par de metros), vieron desde la calle 4, lo que vendría a ser Norte, cómo el Poderoso arma poco a poco su equipo.

En la avenida Guayabal, una Oriental improvisada, los taxistas paraban a ver cómo se veía su desmantelado subcampeón, ahora con ansias de Copa. "Que traigan gente", gritaba uno desde un carro amarillo.

No obstante, la gente poco pudo celebrar. Además de ver dos equipos distintos y no poder observar a John Javier Restrepo ni al boliviano Diego Cabrera, el partido se selló con un 0-0.

"Para nosotros es un buen desempeño el logrado en Colombia. Tuvimos la oportunidad de foguearnos, de ver qué variantes podemos tener. El resultado es justo", explicó Gary Stempel, encargado de los panameños.

Para los amantes de las estadísticas, el primer equipo titular del Medellín tuvo a Aldo Bobadilla, Juan Guillermo Cuadrado, Samuel Vanegas, Juan Muriel, Sebastián Viáfara, Juan Esteban Ortiz, Geiler Mosquera, Iván Corredor, Álex Arboleda, Jackson Martínez y Luis Carlos Arias.

Cabrera y Choronta Restrepo hicieron un trabajo de recuperación en un costado.

Por una Muñeca
Isidro Ramón Candía, un paraguayo de 28 años, es el nuevo nombre de la baraja.

Flaquito, de cabello largo y con el apodo de La Muñeca (no es Giovanny Hernández), Candía está cerca de convertirse en el 10 que pretende el DIM. "Soy un hombre al que le gusta jugar y hacer jugar a sus compañeros. Soy enganche, hice nueve goles en el pasado torneo con Real Potosí", dijo Candía ayer desde su hotel en Bolivia. Casado y sin hijos, espera cerrar su contrato con el rojo.

Este paraguayo, quien jugó el Mundial sub-20 con su país e hizo parte del Preolímpico del 2000, ya sabe qué se le viene en Medellín.

"Por Diego Cabrera (ex compañero en el Aurora) sé que la afición es muy linda y que la gente espera que el equipo esté en los primeros lugares. Yo vengo a aportar ganas y dar lo mejor de mí", anotó el volante zurdo, quien ya había tenido algunos contactos con Aldo Bobadilla, y que espera ser el 10 que la gente quiere.

"No me gusta hablar de nombres hasta que no estén, pero ya se habló con el representante del jugador Isidro Candía y hay que esperar que avance la negociación, pero es claro que quien sea deberá estar con el equipo en la Copa Pacífico", dijo el presidente Jorge Osorio acerca del negocio que traería al volante, quien debutó en Luqueño en 1999 y acaba de terminar su vínculo con el Real Potosí de Bolivia.

Por su parte, el dirigente Daniel Martínez, del Potosí, explicó que el DIM tendría que pagar unos adelantos de dinero que se le habían hecho al jugador, pero que sería un honor que el fútbol colombiano se reforzara con un jugador de su institución.

Por lo pronto, el DIM no se hace esperar, tanto para los hinchas como para los nuevos jugadores.