HISTÓRICO
Obama pone a prueba sinceridad de Rusia en manejo de arsenal sirio
Por DIANA CAROLINA JIMÉNEZ | Publicado el 11 de septiembre de 2013
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ya no tiene la presión de convencer al Congreso y a la comunidad internacional de la conveniencia de un ataque a Siria, pero enfrenta un reto de similares dimensiones: lograr un acuerdo con Rusia que garantice una vía ágil y comprobable para controlar el arsenal nuclear sirio.

Para tales efectos el secretario de Estado estadounidense John Kerry viajó anoche a Ginebra. Su cita con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, durará dos días y tendrá el apoyo de sendos equipos de expertos que estudiarán cómo implementar el plan ruso que, en cuestión de horas, le dio una nueva salida diplomática a un conflicto que parecía tener un descenlace bélico inevitable.

El jefe de la diplomacia estadounidense planea además reunirse con el mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, pero no está previsto que ambos mantengan un encuentro a tres bandas junto a Lavrov, y tampoco se espera que Kerry vea a ningún representante del régimen sirio durante su estancia en Ginebra.

"Nuestro objetivo es escuchar las modalidades de las ideas que han presentado los rusos y evaluar si cumplen nuestro requisito de la privación final de las armas químicas de Bashar Al Assad ", aseguró la portavoz del Departamento de Estado de E.U., Jen Psaki, en rueda de prensa.

Barack Obama se negó ayer a poner un plazo para lograr una solución diplomática para Siria, pero aclaró que rechazará dilaciones. A través de uno de sus voceros, Jay Carney, dijo que sería "irresponsable" no explorar la propuesta rusa aunque la amenaza de un ataque militar sigue sobre la mesa.

"No hay duda de que la amenaza creíble del uso de la fuerza ha producido este cambio de dinámica. Es porque esa amenaza sigue sobre la mesa por lo que hemos visto una estrategia constructiva de parte de los rusos", indicó Carney.

De forma paralela avanza el proceso de Naciones Unidas para redactar una resolución.

La medida de la ONU está diseñada para detener los planes para un ataque militar estadounidense en respuesta al uso de armas químicas en Siria.