HISTÓRICO
Obama y Putin, con la última palabra en Siria
  • Obama y Putin, con la última palabra en Siria | El secretario John Kerry declaró que se tienen pruebas "innegables" del uso de armas químicas por parte de Al Assad. FOTO REUTERS
    Obama y Putin, con la última palabra en Siria | El secretario John Kerry declaró que se tienen pruebas "innegables" del uso de armas químicas por parte de Al Assad. FOTO REUTERS
Por SERGIO A. NARANJO M. Y JUAN FELIPE SIERRA | Publicado el 26 de agosto de 2013

El conflicto en Siria tocó su punto máximo ayer con la exigencia de E.U, al régimen de Bashar Al Asad, de rendir cuentas por el "innegable" uso de armas químicas contra la población civil, aunque no confirmaron si habrá o no una intervención militar.

Aunque la última palabra la tiene el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde Rusia y China rechazan cualquier acción aliada en el país árabe, la tensión por un posible ataque aliado aumenta.

Al comenzar ayer en Damasco la inspección de observadores de la ONU, para comprobar los ataques químicos, la misión fue hostigada por francotiradores aunque no hubo víctimas ni lesionados. Horas más tarde en Washington, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, anunció "pruebas innegables" de los ataques químicos por parte del régimen de Al Assad.

Sin embargo, y como remarcó el internacionalista de la UPB Miguel Silva Moyano, "esto hace parte del libreto que está detrás, porque ya el sistema internacional está mirando cómo intervenir, más allá de si hay armas químicas o no, pues la situación ya es muy grave sin armas químicas, y si se verifica que fueron utilizadas esto será aún peor. Entonces, la discusión es la inestabilidad permanente en Siria, es una crisis humanitaria desde hace un año".

El secretario general de naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien presentará una queja "contundente" al régimen sirio y a la oposición, renovó ayer su apuesta por una solución negociada al conflicto en Siria.

Las potencias y sus cartas

La puja de la posible la intervención en Siria, se podría decir que está en manos de Rusia y E.U. por sus diferentes intereses en Medio Oriente y específicamente en Siria.

Por el momento, y a pesar de las continuas disputas entre Moscú y Washington, parece que antes de la reunión del G-20 en San Petersburgo (la próxima semana), ni Vladimir Putin, presidente de Rusia, ni Barack Obama harían un acercamiento por el polvorín de Siria.

En el mismo sentido el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney anunció que su país estudia "una respuesta al claro uso, a una gran escala y con resultados repugnantes, de armas químicas por parte del régimen sirio", aunque eludió ofrecer detalles sobre el tipo de acciones de E.U.

Pese a que Obama no se pronunció sobre cómo se abordará el tema sirio, el presidente Putin se manifestó a través de su ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, advirtiendo a Occidente de las implicaciones que tendría una intervención aliada en Siria.

Lavrov dijo que las declaraciones de algunos altos funcionarios en Washington, Londres y París recuerdan "inevitablemente" las semanas previas a la invasión de Irak en 2003, cuando una coalición liderada por Estados Unidos ingresó en ese país sin la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU.

Agregó que los países de Occidente acusan al régimen sirio de haber "traspasado la línea roja", sin presentar pruebas del presunto ataque con armas químicas en la periferia de Damasco que, según la oposición, habría matado la semana pasada a más de mil personas.

A su turno, el régimen Sirio, cuyas declaraciones tiene cada vez menos eco en el sistema global por estar a merced de lo que decidan sus potencias amigas, negó a través del ministro de Información, Omran al Zubihoy, toda utilización de armas químicas. Dijo que está a la espera de las conclusiones de la misión de la ONU para saber lo que ocurrió y quién y cómo las utilizó; indicó Efe.

En una entrevista divulgada por el canal France 24 desde la capital siria, el ministro aseguró, no obstante, que quienes utilizaron armas químicas en Siria fueron los "grupos terroristas armados".

Estos, en un comunicado expresaron que en la operación denominada "el volcán de la venganza", asaltarán comisarías y centros de entrenamientos de las fuerzas del régimen en la capital. Otras posiciones blanco de sus ataques serán instalaciones con suministros para el ejército e infraestructuras de electricidad e internet.

Las amenazas llegan tras una reunión entre el Estado Islámico en Irak y representantes de ocho grupos rebeldes de ideología islamista que luchan en la zona de Guta, donde se registró el supuesto ataque con armas químicas

Bolsas a la baja

Mientras se definen las acciones en Siria, las bolsas de valores en el hemisferio reaccionaron a las declaraciones de Kerry y las respuestas de Rusia, con una incertidumbre que los dejó a la baja y se espera que pueda suceder lo mismo con los asiáticos.

Según indicó a AP Stephen J. Carl, jefe de corredores de Williams Capital Group, el mercado estuvo tranquilo la mayor parte del día de ayer hasta que la intervención televisada de Kerry estremeció las acciones.

Fue el caso del mercado de valores neoyorquino, en el que el promedio industrial Dow Jones bajó 64,05 puntos. Y a manera de dominó, se influenciaron varios mercados de valores, fue el caso del índice Bovespa, de la bolsa de valores de Sao Pablo, Brasil, que cayó el 1,47 por ciento.