HISTÓRICO
Ojo: que no le metan aceite falso
  • Ojo: que no le metan aceite falso | En los últimos cinco años las autoridades han desarrollado acciones en contra de las redes de falsificación con más de 80 allanamientos, desmantelación de fábricas ilegales y capturas de más de 80 personas.
    Ojo: que no le metan aceite falso | En los últimos cinco años las autoridades han desarrollado acciones en contra de las redes de falsificación con más de 80 allanamientos, desmantelación de fábricas ilegales y capturas de más de 80 personas.
Jose Alejandro Perez M. | Publicado el 09 de septiembre de 2011

Los conductores colombianos están arriesgando la vida de sus carros y motocicletas con la utilización, sin saberlo, de lubricantes falsificados o de muy baja calidad.

Así lo denunció la Asociación Colombiana del Petróleo que señaló que es preocupante la cifra que hoy representa esta actividad ilícita para la industria automotriz y para las finanzas del país.

De acuerdo con lo revelado por Alejandro Martínez, presidente de la ACP entre el 15 y el 20 por ciento del mercado de lubricantes para vehículos está siendo falsificado. En cifras más contundentes, el directivo señala que entre 8 y 10 millones de galones de lubricantes que utilizan los propietarios y conductores de vehículos de todo tipo son falsos y de muy baja calidad.

Perjuicio general
"El mercado de los aceites lubricantes falsificados produce efectos nocivos para el ambiente porque se incrementan los gases contaminantes y de efecto invernadero que dañan la capa de ozono. También repercute en la economía del país porque afecta directamente el mercado legal y los ingresos de la nación y lo más importante, afecta al consumidor final quien engañado, compra producto falsificado al mismo precio del original. Esto, sin imaginarse que la vida útil del motor está en riesgo", puntualizó el directivo.

Explicó que para la comisión de este delito, las redes de falsificadores desarrollan varios procedimientos que, en última instancia atentan contra la originalidad y efectividad de los aceites lubricantes tradicionales.

Es así como estas redes compran bases o aceite genérico que luego venden como aceite de una marca reconocida.

También utilizan la mezcla de producto de calidad con bases o aceite usado procesado. Una tercera estrategia para falsificar el aceite es el reprocesamiento de aceite usado para venderlo como original.

También acuden a la compra o recolección de envases usados de las marcas reconocidas para envasar ese aceite falsificado. Producen tapas y etiquetas que imitan las marcas originales. O usan envases.

Con el fin de minimizar los riesgos de utilización de este tipo de aceites, el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo recomienda acciones como la compra de lubricante solo en sitios de trayectoria y confianza. También es aconsejable estar presente al momento del cambio del aceite.

Es necesario exigir que el empaque no tenga alteraciones de color, no tenga pegante, esté en perfecto estado y sellado.

Una vez aplicado el aceite el usuario debe exigir el empaque y destruirlo.

Una clave para sospechar de la utilización de lubricantes falsos es la alteración sin causa aparente del consumo de gasolina. También puede prender las alarmas si el carro no pasa la revisión técnico mecánica aunque sea un modelo reciente o su propietario haya sido juicioso con los mantenimientos y cuidados del motor.

Recordó el directivo gremial que este delito tiene una pena que va entre 4 y 8 años de cárcel. Entre 2007 y 2011 se han condenado 5 personas y 70 procesos penales avanzan.