HISTÓRICO
Opción tecnológica para bajar el ruido de la rumba
  • Opción tecnológica para bajar el ruido de la rumba
Por JOSÉ F. LOAIZA BRAN | Publicado el 03 de mayo de 2013

Para poner control al volumen en establecimientos nocturnos de Medellín, la administración puso ayer a prueba dispositivos limitadores acústicos. Con su instalación voluntaria por parte de los propietarios se busca mejorar la convivencia en sectores críticos por la concentración de bares y discotecas, junto a residencias.

La actividad se realizó en una discoteca ubicada diagonal a la clínica Soma, en el Centro de la ciudad.

Según el secretario de Gobierno de Medellín, Jorge Mejía Martínez, los limitadores acústicos constituyen una alternativa innovadora, viable y más económica en comparación con los tratamientos de aislamiento acústico.

El funcionario confía en que los negocios agrupados en el programa Rumba Segura, que aún no están insonorizados, accedan a esta tecnología para impedir que el volumen suba más de lo permitido y generar un registro del mismo.

Señaló que el sector de la avenida 33 es el que más reclamos presenta por los niveles de ruido.

La presidente de la Federación de Comerciantes de la Noche (Fedecón), Ana Lía Suárez, destacó los beneficios que podría traer la instalación de estos equipos, tanto para autoridades como para propietarios.

Destacó que los equipos permiten tener memoria de los volúmenes y verificar la hora en que se apaga la música, información que sirve para tomar medidas administrativas o para revisar cuando se presente una queja.

"Eso nos da soluciones para la convivencia, a la Administración y los comerciantes, y también nos profesionaliza como prestadores del servicio de hospitalidad", señaló. Agregó que el gremio estudiará las condiciones más convenientes para acceder a los equipos propuestos.

Pese a las ventajas, Héctor Chinchilla, residente del sector de la avenida 33 reparó en que los controles deben estar acompañados de la presencia de las autoridades. Señaló que más allá de la hora de cierre de los establecimientos, el problema se traslada a las calles, con música en los carros, consumo de licor, gritos y riñas.

En el curso de las últimas semanas, la Mesa de Trabajo de Ruido ha realizado varias pruebas de estos nuevos dispositivos en diferentes establecimientos.

En la Mesa de Trabajo de Ruido tienen participación representantes de las secretarías de Gobierno y Derechos Humanos, Medio Ambiente, Movilidad, Salud, Planeación Territorial y el Área Metropolitana.