HISTÓRICO
Oposición brasileña pide investigar a expresidente Lula por escándalo de corrupción
  • Lula es acusado de tejer una red de corrupción con la que financió campañas y sobornó a dirigentes de cuatro formaciones a cambio de su apoyo al Gobierno en el Congreso. FOTO ARCHIVO
    Lula es acusado de tejer una red de corrupción con la que financió campañas y sobornó a dirigentes de cuatro formaciones a cambio de su apoyo al Gobierno en el Congreso. FOTO ARCHIVO
Efe | Publicado el 11 de diciembre de 2012

El opositor Partido Popular Socialista (PPS) exigió este martes una "inmediata investigación" sobre las nuevas denuncias que implican al exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en un escándalo de corrupción registrado durante su primer mandato.

"Ahora no queda otro camino que la apertura inmediata de una investigación", dijo el presidente del PPS, Roberto Freire, después de que el diario Estado de Sao Paulo publicó este martes que el publicista Marcos Valerio Fernandes, condenado a 40 años de cárcel, implicó directamente a Lula en una declaración dada al Ministerio Público.

"La justicia tiene ahora todos los elementos necesarios para dar inicio a esa investigación", declaró Freire a los periodistas junto al diputado Rubens Bueno, también del PPS, quien aseguró que ahora "se confirma lo que ya sabíamos: Lula era el jefe de todo".

Por su parte, el senador Álvaro Dias, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), adelantó que se propone solicitar que Fernandes sea convocado al Congreso para explicar "todo lo que sabe sobre el asunto".

En el documento obtenido por Estado de Sao Paulo, Fernandes dice que Lula avaló las negociaciones que llevaron a tejer una vasta red de corrupción con la que el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) financió campañas y sobornó a dirigentes de cuatro formaciones a cambio de su apoyo al Gobierno en el Congreso.

Según el periódico, Fernandes afirma que Lula obtuvo beneficios económicos "personales", que respaldó turbias negociaciones con la empresa lusa Portugal Telecom y que ha sido amenazado de muerte por Paulo Okamoto, un hombre de la mayor confianza del expresidente y actual director del instituto que fundó el año pasado.

Lula, junto con Okamoto y otros directores de su fundación, se encuentra actualmente en París como organizador de un foro al que este mismo martes asistirán el presidente galo, Francois Hollande, y la jefa de Estado brasileña, Dilma Rousseff.

El periódico dice que intentó conversar con Lula en París, pero no lo logró y asegura que el exmandatario tuvo este lunes un almuerzo en la capital francesa con Rousseff, que "no figuraba en la agenda oficial" de la presidenta y fue "rodeado de sigilo".

Según presidente el PPS, "es lamentable que Lula se esconda en el exterior y se resista a dar las explicaciones que le está debiendo al país".

Freire sostuvo que, además de las nuevas denuncias de Fernandes, Lula aún debe aclarar su relación con Rosemary Novoa Noronha, exjefa de gabinete del despacho de la Presidencia en Sao Paulo, destituida por Rousseff junto a otros 17 funcionarios tras haber sido implicada en otro escándalo surgido hace dos semanas.

La funcionaria, que según la prensa local tenía desde hace años una "íntima relación" con Lula, asumió el cargo en 2003, nombrada por el ahora expresidente, y fue ratificada en 2011 por Rousseff.

La semana pasada fue acusada formalmente por la Policía Federal de tráfico de influencias y asociación ilícita, entre otros cargos de corrupción.