HISTÓRICO
Ordenan detención preventiva de cuatro días contra Mursi por insultar a jueces
  • Foto archivo
    Foto archivo
Efe | Publicado el 07 de septiembre de 2013

Un juez egipcio ordenó este sábado la detención preventiva por cuatro días contra el depuesto presidente Mohamed Mursi, acusado de haber insultado al poder judicial, informó la agencia estatal de noticias Mena.

El magistrado Zaruat Hamad, que investiga las acusaciones vertidas contra Mursi en ese caso, dio órdenes de detenerlo de forma preventiva tras intentar interrogar al depuesto mandatario sobre sus supuestos ataques a los jueces.

Hamad se trasladó al lugar desconocido donde permanece retenido Mursi desde que el Ejército lo depuso el pasado 3 de julio tras las masivas manifestaciones que pedían elecciones anticipadas.

Según la agencia, el islamista se negó a declarar sobre los supuestos insultos que profirió contra varios jueces, a quienes acusó en un discurso público en junio pasado de participar en el fraude de comicios parlamentarios durante el régimen de Hosni Mubarak (1981-2011).

El juez también está investigando si Mursi influyó en el trabajo de la Fiscalía durante su mandato y en el juicio contra el excandidato presidencial Ahmed Shafiq por delitos de corrupción.

La Justicia egipcia ya ha emitido varias medidas cautelares contra Mursi, que también afronta acusaciones de supuestos vínculos con el grupo palestino Hamás para perpetrar "acciones enemigas contra el país".

Asimismo, el presidente depuesto está acusado del asesinato de presos y oficiales de policía, del secuestro de responsables de seguridad, del asalto e incendio de la cárcel de Wadi Natrun y de atacar instalaciones de las fuerzas del orden.

Mursi estuvo recluido en Wadi Natrun durante la revolución que derrocó a Mubarak entre enero y febrero de 2011, pero logró escapar a los dos días de su detención gracias al caos que reinaba en los presidios tras la desbandada de los guardianes.

El pasado 19 de agosto, la Fiscalía ordenó la detención preventiva por quince días de Mursi, implicado en la muerte, detención y tortura de ciudadanos que protestaban contra el blindaje de sus poderes ante la justicia durante los disturbios ocurridos en diciembre pasado frente al palacio presidencial de Itihadiya, en El Cairo.