HISTÓRICO
Osorio, el obrero que se hizo ciclista
Por Santiago Hernández Henao | Publicado el 21 de febrero de 2012
Hace dos años sentía el calor de trabajar en una fábrica de pinturas . Hoy es el frío de las carreteras europeas. La vida de Frank Osorio Carvajal cambió con un par de pedalazos bien logrados.

Hasta hace un par de temporadas, este oriundo de El Carmen de Viboral buscaba ganarse la vida en lo que apareciera. "Y llegué a Pintuco, una fábrica que me abrió las puertas cuando no tenía equipo. Pero no me cansé, volví a la bicicleta, y hoy la vida me sonríe", sostiene este antioqueño, integrante del equipo Colombia Coldeportes, y una de las caras nuevas del ciclismo local.

Frank Jair siempre fue ciclista, pero no profesional. Como muchos en el Oriente de Antioquia, todo lo hacía en bicicleta. Y por eso terminó en varias clásicas y en los Juegos Departamentales de 2008, hasta que, de la mano del exciclista Juan de Dios Fajardo y el entrenador Luis Alfonso Cely , y tras mucho pedirles una oportunidad, terminó en el equipo GW Shimano.

"Hasta ese momento todo era de mi bolsillo o con el respaldo de mis padres. Ya había trabajado en otras cosas, pero las oportunidades que me dieron las supe aprovechar".

En 2011 firmó su primer contrato como profesional en un equipo, el mismo año en el que en una llegada a La Unión se mostró ganando una etapa de la Vuelta a Colombia. Llamó tanto la atención por su potencia como por sus 1,87 metros de estatura. Por eso terminó en el equipo continental de Coldeportes, que hoy recorre los caminos de Europa.

"Cómo cree que me iba a imaginar que iba a terminar tan rápido en Europa, corriendo con los grandes ciclistas, haciendo buenas carreras. Para mi todo eso era muy lejano, pero es lo que estoy empezando a vivir", explica el antioqueño, quien ya se mostró en una escapada en ascenso en el Trofeo Laigueglia, en Italia.

En Europa ha vivido el frío de Italia, con mucha nieve. Su próxima cita será el fin de semana en el GP de Lugano, Suiza. Un paisaje como para poner a competir a Osorio, el que sabe de pinturas.