HISTÓRICO
Padres de niños quemados pueden perder la potestad
  • ILUSTRACIÓN ESTEBAN PARÍS
    ILUSTRACIÓN ESTEBAN PARÍS
POR JUAN CARLOS VALENCIA GIL | Publicado el 28 de noviembre de 2012

Entre el 1 de diciembre de 2011 y el 17 de enero de 2012, época oficial de Navidad, en Antioquia se registraron 258 personas quemadas con pólvora, lo que le dio el lamentable primer puesto nacional, con el 29,4 por ciento de los casos del país. Y de los 258 lesionados, 118 fueron menores de edad.

Treinta y cinco municipios del departamento, entre ellos los 10 del Aburrá, le notificaron al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) que expidieron decretos que prohiben la fabricación, distribución y uso de pólvora.

Sin embargo, en noviembre se han registrado nueve lesionados: uno en Medellín, uno en Envigado, uno en El Santuario, uno en Apartadó, uno en Amagá, dos en Ciudad Bolívar y dos en Santa Bárbara. Ocho de ellos, menores.

El ICBF, la Gobernación, la Alcaldía de Medellín, el Área Metropolitana y la Policía se unieron para prevenir que esta Navidad se sufra el mismo drama y fortalecer las sanciones contra los padres o cuidadores irresponsables de menores que resulten quemados.

Con el eslogan "Que nadie de tu familia queme pólvora; prevenir es disfrutar", la Gobernación busca que la comunidad celebre sin riesgos. Zulma Tabares, gerente de Salud Pública, destacó el rigor de los hospitales para reportar las víctimas.

Diana Ledesma, profesional del Grupo de Prevención del ICBF, regional Antioquia, indicó que las sanciones son un taller pedagógico obligatorio, al que asisten el menor, sus padres y un sicólogo; multas de entre 566.700 pesos y 2.833.500 pesos, arresto o hasta pérdida de la patria potestad, según la irresponsabilidad del padre en el incidente. Señaló que los adultos relacionados con los 118 casos de menores de 2011 fueron sancionados con talleres, que exigen un servicio social.

El coronel Yed Milton López, comandante de la Policía Comunitaria del Valle de Aburrá, apuntó que, dependiendo de la gravedad del hecho, el adulto podría pasar hasta tres años en prisión. Anotó que, con la campaña "Papá, no me quemes", la Policía busca concientizar a los adultos de la responsabilidad que tienen con los niños todo el tiempo, pero especialmente en días de quema frecuente de pólvora.

Y agregó que, con el apoyo de 1.000 agentes de la Unidad Nacional de Intervención Policial (Unipol), que reforzaron la Metropolitana, en cada estación hay un grupo dedicado al control de este material explosivo en talleres, fábricas y espacio público, entre otros sitios.

La Alcaldía de Medellín les ofrece recompensas hasta de 5 millones de pesos a ciudadanos que denuncien venta y almacenamiento de pólvora en esta temporada. Los reportes se deben hacer en la línea 123.