HISTÓRICO
PAN Y CIRCO
  • PAN Y CIRCO |
    PAN Y CIRCO |
Por JAIME ANDRÉS JARAMILLO B. | Publicado el 27 de junio de 2013

Voté por Álvaro Uribe Vélez como el compatriota más importante de la historia del país, a través del concurso "El Gran Colombiano" del canal de televisión The History Channel.

Lo hice por total convencimiento, aunque de entrada el concurso me pareció sospechoso y supuse "gato encerrado".

No me arrepiento de mi voto, pese a que el concurso estuvo presuntamente manipulado desde el comienzo para que el ganador fuera el expresidente, que obtuvo 1.132.183 votos, por encima de García Márquez, Jaime Garzón, Patarroyo y otros prohombres de Colombia.

Uribe es miembro de la junta directiva de News Corporation, el segundo oligopolio de medios más grande del mundo, que a su vez tiene relaciones comerciales con The History Channel, y es dueña de los estudios cinematográficos 20th Century Fox, de la operadora de televisión por suscripción British Sky Broadcasting, entre otros gigantes de las comunicaciones.

Dignidad de altísima alcurnia la de Uribe, solo reservada para miembros de "El Club de los Elegidos" de David Rothkopf.

Dicen que el concurso fue ideado por J.J. Rendón y que supuestamente fue auspiciado por el director de Sofasa Renault, Luis Fernando Peláez, por la módica suma de tres millones de dólares, y que para no dejar cabos sueltos se contrataron los servicios de una importante agencia de publicidad que se encargara de asegurar los votos, según información difundida en el portal de opinión www.laluciernaga.co, y masificada rápidamente por las redes sociales donde el debate está al rojo vivo.

No se conocen pruebas pero hay confusión en la opinión pública y las personas involucradas no se pronuncian. Por la gravedad del asunto, valdría la pena que lo hicieran.

Si así fuesen las cosas, "El Gran Colombiano", más que un concurso, buscó "rencauchar" a Uribe tras el debilitamiento de su imagen, desviar la atención de la opinión pública sobre investigaciones que se adelantan contra él, sabotear el proceso de paz, y preparar el terreno de cara a las próximas elecciones presidenciales, de Senado y Cámara.

Con el debido respeto, admirado expresidente, y si todo esto es cierto, lo acontecido alrededor de "El Gran Colombiano" fue un engaño para el país, pero todo un gol en materia de propaganda y marketing político.

Verdad o no, así es la política hoy en día, el juego del engaño y de las malas intenciones.

Todo lo que tenga que ver con relaciones públicas, imagen y posicionamiento, es susceptible de manipular, vender y comprar. Así son las encuestas y así son las elecciones de Medellín como sede para lo que sea, por ejemplo.

"Pan y circo" como escribió en el siglo primero el poeta latino Juvenal.

"Pan y circo" porque es más fácil y más barato que educar en política o en valores, porque es más rentable una población maleable, que una capaz de criticar y ser consciente.

"Pan y circo", término peyorativo que describe la acción de poder de la élite, para mantener contenta a la población y ocultar lo que nadie puede saber; "pan y circo" para proveer a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad; prácticas asistencialistas para que no pregunten mucho.