HISTÓRICO
Paola pide inclusión para la vida
POR CATALINA HERNÁNDEZ OSORIO | Publicado el 26 de enero de 2013
A Paola Valencia, joven de 23 años en situación de discapacidad, el obstáculo que la separa de sus actividades diarias es una plataforma eléctrica del metro que no funciona, por lo que debe pedir ayuda para subir unas 30 escalas.

"Toda mi vida he tenido esta limitación, pero aprendí a ser independiente. El problema surge cuando no dependo de mí, sino que tengo que esperar a que alguien me cargue con la silla", afirma Paula, quien se desplaza todos los días desde la estación Bello hasta La Aguacatala a capacitarse con la intención obtener un trabajo pronto.

Ella escribió a ZonaC para buscar solución a esta barrera, en Bello, que le implica salir una hora antes.

Ante esta dificultad, Jairo Gutiérrez, de la gerencia Comercial y Social del Metro, expresó la preocupación de la empresa por la población en situación de discapacidad. "Para nosotros la accesibilidad es prioridad. Sin embargo, hemos experimentado dificultades técnicas con esta plataforma en especial, porque su funcionamiento requiere unos procesos muy específicos. No hemos olvidado el tema y estamos trabajando para resolverlo lo más pronto posible".

Por su parte, Berny Bluman, director de la Fundación Colombia Accesible explicó, con una analogía, lo que significan para esta población los sistemas accesibles: "Si el metro se vara, muchas personas se ven perjudicadas para llegar al trabajo. Sucede lo mismo para quien no puede subir las escalas porque el mecanismo está malo. Todo se le retrasa".

Paola también expresó su inquietud ante la falta de cultura con la población discapacitada en la ciudad. "Mucha gente aún nos mira como si fuéramos incapaces, falta educación sobre nuestra condición".

Sobre este comentario, Bluman explicó que la gente tiende a dos reacciones: le pasa por encima a la persona o se le tira a ayudarle con lástima. "Si hay posibilidades de acceso, trátennos y respétennos como a cualquier otra persona".